La crisis deja una sangría de medio millón de espectadores menos en los cines de Valladolid

BORIS GARCÍA

En 2012, 1,6 millones de espectadores acudía al cine en las salas vallisoletanas. En 2012 la cifra bajó hasta el 1,1 millones de usuarios. La recaudación cayó en 700.000 euros, en una proporción menor por la subida de entradas.

Seguramente usted haya reducido sus visitas a las salas de cine durante la crisis. No es el único. En los últimos años, la actual coyuntura económica ha hecho que los cines vallisoletanos hayan sufrido una sangría de medio millón de espectadores. Según los datos que aporta el ministerio de Cultura, en 2006 las salas vallisoletanas acogieron cerca de un 1,6 millones de usuarios. Seis años después, en 2012 y en plena crisis, la cifra es muy inferior: 1,1 millón de espectadores.

 

A pesar del escalofriante dato, Valladolid sigue encabezando el ranking castellano y leonés con más asistencia al cine, por delante de León y Salamanca, aunque triplica el número de salas. A nivel nacional, 22 provincias tienen un mayor número de espectadores que la capital vallisoletana. Madrid y Barcelona, lógicamente, son los lugares con mayor asistencia.

 

La recaudación también cayó, aunque en menor proporción que el número de aficionados al séptimo arte. Seguramente porque con el incremento del precio de las entradas se ha intentado paliar la pérdida de espectadores. A pesar de ello, si en 2006 se recaudaba 7,1 millón de euros, en 2012 se reducía 700.000 euros (6,4 millones).

 

Otro dato interesante son los gustos de los vallisoletanos. Las películas españolas suponen tan solo un 20 por ciento del total de las consumidas en las salas de cines de Valladolid; prácticamente un porcentaje que ha permanecido invariable en los últimos años. Por último, el Ministerio de Cultura, en su página web, cifra en 10 cines y 65 salas las existentes en la capital a 31 de diciembre de 2012.

 

Los datos, al igual que en el resto del país, son preocupantes para la industria cinematográfica. Algo que ha hecho que en los últimos años Valladolid haya visto cerrar varias salas, las últimas las del histórico Cine Roxy. ¿Será el ‘the end’ del séptimo arte en pantalla grande y palomitas?