La crisis de Ausbanc afecta a la sede de Valladolid, que podría echar el cierre el 31 de mayo

Luis Pineda, presidente de Ausbanc, lleva casi un mes en la cárcel tras el escándalo. TRIBUNA

Todo depende del tercer desbloqueo de cuentas solicitado al juez Pedraz, del que se espera respuesta en las próximas semanas. El bufete cuenta con dos letrados y un auxiliar administrativo.

La crisis de Ausbanc, que explotó hace ya unas cuantas semanas con estrépito en toda España y que ha terminado con Luis Pineda en la cárcel de Estremeda, podría tener su repercusión en Valladolid. Y es que la Asociación cuenta con dos sedes en Castilla y León, una en la capital y otra en Salamanca, y todo apunta a que todas ellas echarán el cierre el próximo 31 de mayo.

 

Desde la cúpula de Ausbanc se mandó un escrito a todos sus trabajadores –en Valladolid hay dos letrados y un auxiliar administrativo- este lunes 9 de mayo en el que se les comunicaba que si no hay un desbloqueo de cuentas no quedará otra opción que echar el cierre el día 31 de este mismo mes. Y es que la situación es crítica. Según el Extraconfidencial estos no han cobrado el sueldo de abril y la suspensión parece ya inevitable.

 

A día de hoy todo está en manos del juez Pedraz, al que se le han reclamado ya hasta tres veces el desbloqueo de cuentas de Ausbanc desde que saltara el escándalo. A la espera de una nueva respuesta, los principales afectados han sido los clientes y los propios abogados, pendientes de este desbloqueo.

 

“Si no se produce a fecha de 31 de mayo habrá que tomar una decisión de cara a seguir protegiendo los intereses y la defensa judicial de aquellos que ahora están con nosotros como clientes”, comienza explicando a Tribuna Arantxa Jaén, delegada de Ausbanc en Valladolid, quien en todo caso manda un mensaje de tranquilidad.

 

“No se va a echar el cierre sin más porque habrá que ver qué medidas judiciales se adoptan. Lo que nos interesa es qué salida dar a estos expedientes que están en tramitación judicial. Nos den las instrucciones que nos den, nosotros tenemos que seguir representando a nuestros clientes, que no tienen culpa de esto”, hace ver Jaén, quien defiende que estos “se han visto involucrados en una situación inesperada e indeseada, igual que nosotros los abogados”.

 

Así las cosas, la delegada de Ausbanc en Valladolid asegura que a pase lo que pase a partir del 31 de mayo, los expedientes judiciales se seguirán tramitando sin ningún problema porque las demandas que se presentan en el Juzgado van firmadas por un abogado, “con su número de colegiado, no por una persona jurídica, no por Ausbanc”. Eso sí, esto no evitaría un cierre de una sede que parece inevitable.

 

“La sede, si nos ponemos en el supuesto de que no se desbloqueen las cuentas, igual que todas las sedes provinciales como oficinas representativas de Ausbanc cerrarían”, cierra la representante de Ausbanc, quien desconoce en qué fechas podría dar novedades el juez Pedraz o si la respuesta se espera positiva o, una vez más, negativa.