La Consejería de Agricultura desea que Europa apruebe el nuevo PDR 2014-2020 en los primeros meses de 2015

En cuanto al PDR del periodo 2007-2013, la Junta ha recordado que el grado de ejecución en Castilla y León alcanza el 84 por ciento, por encima de la media española.

 

"PARTICIPACIÓN DETERMINANTE"

 

En este proceso de reforma, la Junta ha defendido su participación "activa", así como el acuerdo logrado el 21 de enero de 2014 en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, para la aplicación en España del modelo de las ayudas directas y también para el desarrollo rural.

  

Por todo ello, considera que su aportación y participación "ha sido determinante" para "asegurar el mínimo trasvase de fondos ente sectores agrarios", meta para la cual "se ha apostado por el concepto de agricultor activo y actividad agraria, el apoyo máximo a los jóvenes y la financiación para los pagos asociados a la ganadería principalmente y también para la remolacha o los cultivos proteicos".

La Consejería de Agricultura y Ganadería espera que la Comisión Europea apruebe en los primeros meses del año el nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR) para el periodo 2014-2020, que actualmente se encuentra en fase de aclaraciones por parte de Castilla y León después de que el pasado 22 de julio la Comunidad elevara su propuesta con 580 alegaciones recogidas por 51 entidades.

  

Así consta en el balance de 2014 y perspectivas para 2015 realizados por la Consejería y a los que ha tenido acceso Europa Press, donde además se ha recordado que este nuevo programa contará con un presupuesto de 1.823 millones de euros para desarrollar 17 medidas y 36 submedidas.

  

En cuanto al PDR del periodo 2007-2013, la Junta ha recordado que el grado de ejecución en Castilla y León alcanza el 84 por ciento, por encima de la media española, que se queda en el 77 por ciento, mientras que la cantidad abonada a agricultores y ganaderos castellanoleoneses hasta el momento se sitúa en los 1.691 millones.

  

Al hilo de esto, Agricultura y Ganadería ha destacado que frente a las incorporaciones logradas con el anterior programa, el objetivo es aumentar en un 67 por ciento esta cifra para el periodo 2014-2020; es decir, lograr que más de 5.000 jóvenes se sumen a la actividad agraria, dado que el rejuvenecimiento del sector es "una de las prioridades" de la política agraria en Castilla y León.

  

De esta forma, la mismas fuentes han recordado que a lo largo de 2014, merced a la línea de ayudas que tiene la Comunidad, se han sumado a la actividad agraria 1.080 jóvenes, en tanto que durante el período 2007-2014 se han concedido ayudas para la incorporación de jóvenes por importe de 134 millones de euros, lo que ha movilizado una inversión total de 155 millones y ha permitido introducir 4.100 jóvenes, cifras que sitúan a Castilla y León como la autonomía con mayor incorporación.

  

Para mantener esta tendencia en el futuro, la Consejería ha recordado que en la nueva Política Agrícola Común (PAC) se establece una ayuda para los agricultores o ganaderos instalados por primera vez o que hayan iniciado la actividad agraria en los cinco años anteriores que les permitirá beneficiarse de un complemento de un 25 por ciento sobre el valor medio de los derechos de pago base que dispongan, hasta un máximo de 90 hectáreas. Para Castilla y León esta medida representara aproximadamente siete millones de euros anuales.

 

Asimismo, en la convocatoria de ayudas para jóvenes y modernización que se hará en el año 2015 se verá incrementado el importe de las ayudas, que podrá llegar hasta los 70.000 euros por joven, mientras que en el anterior periodo de programación la cuantía máxima de ayudas directas por joven era de 40.000 euros.

 

Por otro lado, en 2015 se aprobará el Decreto que regula el Fondo de Tierras Disponibles en el que "tendrán preferencia los jóvenes", los cuales "también lo tendrán en el aprovechamiento de pastos y en la incorporación a través de cooperativas".

 

NUEVA PAC

  

Precisamente al hilo de la nueva PAC, la Consejería ha recordado que en este 2015, su primer año de aplicación tras la reforma para el periodo 2014-2020, se realizarán tareas de divulgación y formación en las nuevas normas, al tiempo que se elaborará la normativa de la Comunidad y de los procedimientos de gestión.

  

Además, se adaptarán bases de datos y se diseñarán controles sobre el terreno que, según las mismas fuentes, "exigirán comprobaciones más rigurosas que en la etapa del régimen de pago único". Por último, se determinarán los Agricultores activos a los que se asignarán los futuros derechos de pago base.

  

En su balance de 2014, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha subrayado que, en esta materia, se han centrado "de manera fundamental" en mantener la ficha financiera de Castilla y León, que asciende a 6.500 millones de euros para el periodo 2014-2020. Esto supone, a su juicio, "asegurar las rentas de agricultores y ganaderos de la Comunidad en la medida en que venía percibiéndolas", dado que "se mantiene la misma cantidad que Castilla y León ha tenido hasta el momento".