La compañía de Ángel Corella visita Valladolid y estrena a nivel mundial su última creación 'Bourbon Street'

Bourbon Street, Corella Ballet. TRIBUNA

El Corella Ballet visita la ciudad este fin de semana. Con un programa variado, los bailarines se subirán al escenario del Teatro Calderón bajo la dirección del bailarín y coreógrafo Ángel Corella. 

Entradas a la venta en la taquilla del Teatro Calderón y en la página web

 

Precios: de 20 a 45 euros

 

Viernes, 28 de marzo, a las 20:30 horas

 

Sábado, 29 de marzo, a las 18:00 y 22:00 horas

 

Domingo, 30 de marzo, a las 19:30 horas

El Teatro Calderón se viste de gala este fin de semana para acoger al Corella Ballet. La compañía se subirá al escenario con un programa muy variado. Desde piezas de ballet clásico hasta el lindy hop, baile estadounidense de los años 20 que era interpretado por bailarines afro-americanos.

 

‘Bourbon Street’ es el nombre que recibe el espectáculo, puesto que es la pieza principal del programa. Con una duración de 35 minutos, los bailarines de la compañía dirigidos por Ángel Corella y Russel Ducker, trasladarán al público vallisoletano al Barrio Francés de New Orleans. Se trata de un atardecer bullicioso en el que la jazz de los años 20 impera. En su estreno mundial, la agrupación estará acompañada por la orquesta ‘New Orleans Pussycats’, que actuarán en directo.

 

Pero antes del ‘Bourbon Street’, cuatro piezas serán interpretadas. ‘Spring Sextet’, creación del 2009, es la pieza que el coreógrafo y bailarín Ángel Corella ha escogido para comenzar el espectáculo. La música de Tchaikovsky y 15 minutos serán suficientes para trasladar al público a la más bella Florencia.

 

Con el objetivo de mostrar la fuerza y el carácter del ser humano se dará paso a ‘D’Casta’, pieza de ballet clásico con música de Jerónimo Maeso. Sin descaso, tres bailarines estrenarán a nivel nacional ‘Sombras Ajenas’. Coreografía de Kirill Radev y música de Yuri Abdokov.

 

‘Built to fall apart’ es la pieza que dará paso al descanso. Se trata de un paso a dos que muestra la tensión física y sexual entre un hombre y una mujer. El coreógrafo Russell Ducker ha utilizado música de David Kanaack.