La Cofradía vallisoletana de la Pasión recupera la titularidad de la imagen de 'Jesús con la cruz a cuestas'

La Cofradía Penitencial de la Sagrada Pasión de Cristo ha recuperado la imagen de Jesús con la cruz a cuestas, tras un arduo proceso con el fin de lograr la restauración legítima de la propiedad a la que nunca renunció y su posterior devolución. Esta obra de autoría anónima, que data del siglo XVII, es una imagen de vestir, aunque tallada, que representa a Cristo en pie sujetando la cruz con ambas manos.

Es bien sabido que esta cofradía encargó en 1614 a Gregorio Fernández un paso procesional denominado en la documentación antigua de la Cruz a cuestas, hoy llamado Camino del Calvario. La imagen ahora recuperada sería la central de dicho conjunto o, según algunas investigaciones, la encargada por la cofradía en la segunda mitad del XVII para sustituir la primitiva, en paradero desconocido.

 

Son abundantes las noticias que sobre este paso proporcionan historiadores y estudiosos de los siglos XVIII al XX, además de las que, lógicamente, se recogen en la documentación propia de la cofradía.

 

Al cumplirse el primer cuarto del siglo XX, un año antes de cerrarse la iglesia de la Pasión, sede histórica de la cofradía, Agapito y Revilla testimoniaba la presencia en el templo del “Nazareno o Jesús con la cruz a cuestas”. Poco después la imagen era trasladada a la iglesia conventual de San Quirce y Santa Julita hasta que, en torno a la década de 1940, pasó al Santuario del Carmen Extramuros, donde se encontraba hasta la recuperación definitiva por parte de esta cofradía.

 

La investigación de los historiadores del arte en los últimos tiempos, Luna Moreno, Urrea Fernández, García Martín, ha aportado elementos de interés en torno a la posible autoría de la imagen de acuerdo con sus rasgos estilísticos. Gregorio Fernández, Juan de Ávila, Juan Antonio de la Peña, José de Rozas son nombres que han ido surgiendo en el curso de distintos estudios.

 

Además de la recuperación de la titularidad, la cofradía vallisoletana anuncia la restauración integral a la que la imagen se verá sometida en próximas fechas, antes de ser expuesta al culto definitivamente en nuestra sede canónica, la iglesia del Real Monasterio de San Quirce y Santa Julita.