La cocina está de moda pero... ¿sabes qué recetas fueron inventadas sin querer?

Polos de helado, galletas con pepitas de chocolate, copos de maíz, conos de helado o sándwich, inventados por accidente.

Las recetas de cocina pueden ser elaboradas invenciones de los chefs mas prestigiosos del mundo o secretos de la gastronomía de un país que pasan de generación en generación.

O pueden surgir de casualidad y convertirse en algo sin lo que no podríamos vivir, como estas ocho recetas de cocina que fueron inventadas por accidente.

 

POLOS DE HELADO

 

148985275.jpg

 

Una noche de 1905, un niño de California llamado Frank W. Epperson dejó olvidado en su porche un vaso de gaseosa con un palo de cocina dentro. A la mañana siguiente, se encontró el vaso congelado y al retirar su contenido se encontró con el primer polo de helado. Años después, en 1922, Epperson enseñó su creación en un baile y causó sensación, por lo que decidió patentar el polo de helado y vendérselo a la Popsicle Corporation.

 

GALLETAS CON PEPITAS DE CHOCOLATE

 

457520758.jpg

 

En 1930, una mujer llamada Ruth Wakefield inventó sin quererlo las galletas con pepitas de chocolate cambiando las vidas de los aficionados a mojar las galletas en la leche para siempre. Wakefield era dueña de un hostal y un día, mientras hacía galletas de chocolate para sus huéspedes, se dio cuenta de que se había quedado sin el chocolate en polvo que utilizaba para repostería. Para sustituirlo, añadió una tableta de chocolate troceada asumiendo que se fundiría en la mezcla. El chocolate no se fundió y el resto, como se dice, es historia.

 

CRÊPES FLAMEADOS

 

crepes

 

¿Quién no ha probado que haya estado en Montecarlo los típicos crêpes de naranja flameados? La historia de este plato cuenta que en 1895 Henri Carpentier, un joven asistente de cocina de un café de Montecarlo, estaba ayudando a preparar un postre para el Príncipe de Gales, el que sería el rey Eduardo VII de Inglaterra, cuando el postre empezó a arder. Se trataba de un crêpe de naranja al brandy, y Carpentier acababa de inventar el flameado. El príncipe estaba esperando, así que el joven asistente decidió probar el postre y descubrió la exquisita mezcla de sabores que caracteriza a uno de los crêpes más famosos de todos los tiempos.

 

COPOS DE MAÍZ

152077444.jpg

 

En 1898 los hermanos Kellogg trabajaban en un hospital en Michigan. En aquella época estaban intentando mejorar la dieta de los pacientes experimentando con nuevas recetas para crear productos alimentarios más sanos. En uno de estos experimentos uno de los hermanos Kellogg se dejó unos granos de trigo cociendo, y al sacarlos vió que se habían quedado correosos. En vez de tirarlos, los hornearon y los pasaron por rodillos, creando unos copos de trigo que causaron furor entre los pacientes del hospital. Años después, forjaron la empresa Kellogg's de producción de cereales cuya política de crear productos de alimentación saludables deriva del tiempo de los hermanos en el hospital.

 

CONOS DE HELADO

 

RTX13WY9.jpg

 

En una feria en 1904 en la ciudad estadounidense de Saint Louis, Missouri, un heladero llamado Arnold Fornachou estaba vendiendo tantos helados que se quedó sin tarrinas. Por suerte, en un puesto de repostería cercano al suyo encontró la solución a su problema: enrollar masa de gofre para crear conos de helado, lo que tuvo un éxito absoluto.

 

PATATAS 'CHIPS'

 

chips-448746_1280.jpg

 

La historia cuenta que las patatas 'chips' nacieron en un restaurante en Moon Lake Lodge, en la ciudad neoyorquina de Saratoga Springs, una noche en la que un cliente se quejó de que las patatas de su cena eran demasiado gruesas. El chef, George Crum, cortó y frió una nueva ración de patatas, esta vez más finas que las anteriores. El cliente se quejó de nuevo. Frustrado, Crum cortó una tercera ración de patatas pero esta vez las hizo todo lo finas que pudo. Al cliente le encantó el crujiente resultado y, sin querer, le hizo un favor al mundo entero.

 

SALSA WORCESTERSHIRE

 

sauce.jpg

 

A pesar de que la salsa Worcestershire no es un ingrediente que se encuentre en ninguno de los platos que comemos regularmente en España, es uno de los elementos imprescindibles en cualquier costillar al horno que se precie, en muchas recetas de hamburguesas y, por supuesto, en la elaboración del 'Bloody Mary'.

 

De acuerdo a la leyenda, un noble inglés que había viajado por la India regresó a casa y contrató a dos químicos, John Lea y William Perrins, para recrear una especia que le había obsesionado en sus viajes por el país oriental. Los químicos no tenían ni idea de como recrear la especia, así que probaron una mezcla de anchoas, vinagre, cebolla, alcaparras, sirope, sal, ajo, tamarindo, clavos, chili y agua. El resultado decepcionó al noble inglés, así que la mezcla permaneció cerrada en el sótano de los químicos hasta que dos años después decidieron probar de nuevo la salsa del recipiente y descubrieron que había obtenido un sabor único. La fermentación había creado la salsa Worcestershire.

 

SÁNDWICH

 

457458478.jpg

 

A pesar de que la historia de la invención del sándwich tiene diversas hipótesis, el primer registro escrito de esta comida habla de una fecha y un lugar: 1762, en el exclusivo club de apuestas 'Beef Steak Club' de Londres. John Montague, el conde de Sándwich, era tan aficionado a apostar que en ocasiones se negaba a levantarse para ir a comer y pedía su comida entre dos rebanadas de pan. Otros aficionados pedían "lo mismo que Sándwich", y así nació el primer sándwich: una pieza de ternera entre dos rebanadas de pan.