La ciudad condena el terrible asesinato de esta madrugada

Centenares de personas se concentran en la Plaza Mayor para mostrar su repulsa ante este triste suceso. 

Burgos amanecía esta mañana con la triste noticia de que Yolanda Pascual, una mujer de 50 años, compañera periodista de El Correo de Burgos, había sido asesinada a manos de su ex pareja la pasada madrugada cuando iba a entrar en el garaje de su casa en el Parque de Europa. 

 

Las reacciones de sus compañeros en el periódico y del resto de periodistas de la ciudad no se han hecho esperar, así como las muestras de afecto hacia sus familiaries y amigos. El Ayuntamiento ha convocado una concentración de repulsa ante este terrible acto al que han acudido centenares de personas, entre ellos ciudadanos, políticos y personalidades de la sociedad burgalesa. Además, las banderas ondearán a media asta en el edificio de la Gerencia de Servicios Sociales. 

 

El alcalde, Javier Lacalle, ha reconocido estar "consternado" por los acontecimientos de las últimas horas, más sabiendo que se trata de una persona con la que ha compartido el día a día. También ha querido mostrar el cariño de todo el Ayunatmiento y de la sociedad burgalesa hacia su familia, especialmente a su hija de 17 años. 

 

También el portavoz socialista en el Ayuntamiento, Daniel De la Rosa, ha estado visiblemente entristecido por el suceso. A través de su persona ha querido mostrar su "condena" de su partido ante el "cruel asesinato" de un caso más de violencia machista que golpea el corazón de los burgaleses y, en este caso, de la prensa de la ciudad. 

 

Por último, el subdelegado del Gobierno en Burgos, José María Arribas, también ha expresado, en nombre del país, el profundo "dolor" que todos tienen ante el "salvaje asesinato de Yolanda". También ha deseado que en su presunto asesino, su ex pareja, "recaiga todo el peso de la ley" y desear que ésta sea la última víctima de la violencia machista. 

 

Con respecto a las investigaciones del suceso, Arribas ha señalado que en estos momentos el detenido, Ignacio.G.G., un hombre de 62 años, se encuentra en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial. El subdelegado ha confirmado que fue la llamada de un testigo la que alertó a las fuerzas de seguridad del Estado, que se acercaron en el momento y que detuvieron al agresor en los alrededores sin que éste mostrara oposición. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: