La cirugía para adelgazar no sólo reduce la cintura sino que también afecta a los genes

obesidad, obeso, obesa, sobrepeso
(Esta noticia está embargada hasta las 18.00 horas)





MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El 'bypass' gástrico puede reducir drásticamente el peso corporal de los individuos obesos en un plazo breve, pero, por razones que no están del todo claras, también conduce a la remisión temprana de la diabetes tipo 2 en la gran mayoría de los pacientes, según publica la edición online de este jueves de'Cell Reports'. Investigadores han descubierto alteraciones de expresión genética en los individuos que se sometieron a la cirugía en comparación con los obesos que no lo hicieron.

"Ofrecemos pruebas de que en las personas con obesidad severa, los niveles de genes específicos que controlan cómo se quema la grasa y se almacena en el cuerpo cambian para reflejar una salud metabólica pobre --dice el autor principal, el profesor Juleen Zierath, del Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia--. Después de la cirugía, los niveles de estos genes se restablecen a un estado saludable, que refleja la pérdida de peso y coincide con la mejora general en el metabolismo".

Cuando los científicos realizaron pruebas más profundas, encontraron que la pérdida de peso después de la cirugía causa cambios en las modificaciones del ADN que controlan la expresión génica en respuesta al medio ambiente. En concreto, los cambios en la metilación, o marcas químicas, en dos genes que controlar la glucosa y el metabolismo de la grasa (llamados PGC-1 alfa y PDK4) se correlacionan con la obesidad, pero se revirtieron después de la pérdida de peso inducida por la cirugía.

Los resultados, que pueden ser útiles para el diseño de nuevos fármacos que imiten el control de pérdida de peso asociada a la regulación de genes, sugieren que el medio ambiente, en este caso la ingesta de alimentos o la pérdida de peso, puede afectar a la expresión génica a través de este mecanismo. "La novedad de nuestro trabajo se origina con el hallazgo de que la metilación del ADN se ve alterada por la pérdida de peso", subraya el primer autor, Romain Barrès, de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca.