La CHD defiende "un equilibrio entre los intereses particulares y ambientales" en limpieza de cauces

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego, dice que no es bueno "convertir los ríos en canales" por una excesiva limpieza.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego, ha defendido que en la limpieza de los cauces de los ríos tiene que haber “un equilibrio entre los intereses particulares, la defensa primordial de las poblaciones y la defensa del medio ambiente”. No obstante, no ha ocultado que normalmente este equilibrio es muy complejo”.

 

También ha argumentado que una limpieza en exceso puede perjudicar a futuras crecidas e incluso puede provocar que el río altere su cauce en caso de riada. Así se ha manifestado el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Juan Ignacio Diego, ante las críticas recibidas por algunos colectivos.

 

Desde la Confederación Hidrográfica del Duero, por su parte, se apuesta en “no convertir los ríos en canales” y reiteran que una excesiva limpieza de los cauces, como pudiera ser un proceso de dragado, podrían perjudicar a las poblaciones, en cuanto a que el río modificara sus hábitos y pudiera producir desbordes.

 

No obstante, el presidente de la CHD ha recordado que en 2015, a pesar de la situación de crisis, se ha realizado “un esfuerzo inversor en materia de cauces sin precedentes con una inversión para limpieza de 12 millones de euros”. Asimismo, ha puesto la pelota en el tejado de los ayuntamientos que tienen competencias en materia de los ríos a su paso por los núcleos de población.