La Casa Revilla resume en plastilina veinte momentos de la historia de la ciencia

Fotos: BORIS GARCÍA
Ver album

La Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla de Valladolid alberga hasta el próximo día 15 de diciembre una original muestra que utiliza la plastilina para, de forma amena y una cierta pincelada de humor, recrear distintos hitos en la historia de la ciencia, acompañada de los personajes que la protagonizaron.

 

'La Plastihistoria de la Ciencia' es el título de esta exposición impulsada por la Fundación Educa en colaboración con la Fundación Municipal de Cultura y que, en palabras del alcalde, Javier Léon de la Riva, recogidas por Europa Press, "sirve para hacer un recorrido por los momentos fundamentales de la ciencia, desde el descubrimiento del fuego, los metales o la rueda hasta el último satélite", y todo ello mediante el uso de la plastilina como único material constructivo y fruto del trabajo de varios meses.

 

En la misma línea, la presidenta de la Fundación Educa, María Luisa García Martín, quien, al igual que el anterior, espera que la muestra sea visitada por miles de vallisoletanos, y ha recordado que el proyecto comenzó a gestarse hace tres años y desde entonces el resultado del mismo, "consistente en educar a través de la plastilina, ha tenido un impacto jamás imaginado".

 

A través de veinte vitrinas, la exposición recoge los primeros descubrimientos del hombre, la pólvora, el origen de las universidades en España, Gutemberg y el nacimiento de la imprenta, la medicina a través de una lección de anatomía del doctor Nicolás Tulp- obra de Rembrandt-, así como la máquina de vapor de James Watt, el ADN, la química: la tabla periódica y personajes tan cruciales en la historia de la ciencia como Pitágoras de Samos, Arquímedes, Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Isaac Newton, Benjamin Franklin, Morse, Charles Darwin, Isaac Peral, Marie Curie, Albert Einstein...y todo ello hasta la era de las telecomunicaciones.

 

INVENTO DE 1880

 

La plastilina, material plástico compuesto de sales de calcio, vaselina y otros compuestos olifáticos, principalmente ácido esteárico, fue inventada en 1880 por el alemán Franz Kolb, propietario de una farmacia de Munich.

 

En aquella época industrial, Munich era un centro de las artes, y entre los amigos de Kolb había también escultores. Estos se quejaban de que la arcilla que usaban para modelar sus esculturas se secaba enseguida y que, sobre todo en invierno, fuese muy difícil trabajar con ella.

 

Educa, impulsora de esta original exposición, es una fundación privada, independiente, sin ánimo de lucro, que entre sus objetivos se marca con especial hincapié el trabajo con la infancia y los jóvenes a través de la educación y la formación.

 

Por ello, varios de sus ejes de actuación son la educación y el aprendizaje, la promoción de estudios de investigación y la participación en proyectos que trabajen pedagógicamente la educación formal y no formal, a la vez que se han indo introduciendo nuevos ámbitos de trabajo, sobre todo en lo relativo a promoción artística y cultura con un fin formativo y educativo.