La Casa Revilla muestra las obras ganadoras y seleccionadas del XVII Concurso de Cerámica 'Ciudad de Valladolid'

Una de las obras de la muestra
La Sala de Exposiciones de la Casa Revilla acoge desde este miércoles la exposición con las obras ganadoras y seleccionadas del XVIII Concurso de Cerámica 'Ciudad de Valladolid. V Encuentro Internacional', certamen al que se presentaron más de cien artistas.
VALLADOLID, 9 (EUROPA PRESS)



Entre las obrsa se pueden contemplar la obra 'Cor Blanc', de Cristobal Saborit Mallol (Castellón), que mereció el primer premio del certamen, han informado a Europa Press fuentes de la Fundación Municipal de Cultura.

Además el jurado otorgó cuatro menciones especiales, la primera a la obra a la obra 'Las emociones enturbian mi cabeza', de Elisa Garcia Coll, de Barcelona. La segunda a la obra 'Mural III', de Fernando Torrent Garcia, de Teruel; otra a 'Life', de Mary Peck, de Córdoba; y otra a la obra 'Zzz I', de Vasileios Papaioannou, de Grecia.

Prácticamente todos los puntos de la geografía española tienen alguna representación y no es menor la internacional en la que figuran ceramistas de Egipto, Israel, México, Argentina, Italia, Francia, Holanda, Grecia, Portugal y Bélgica. El jurado encargado de hacer la selección que ahora se puede contemplar no lo ha tenido fácil y finalmente ha optado por estas 20 obras de entre las que se pueden ver la ganadoras.

Las obras seleccionadas que se muestran son una prueba palpable de que, aun en malos tiempos, la imaginación y creatividad de los seres humanos se crece, aumenta, dando unos frutos como los de la edición de 2012, que reconfortan el espíritu del espectador y lo elevan al contemplar piezas de la calidad artística que aquí aparecen, han apuntado las mismas fuentes.

El Ayuntamiento de Valladolid, promotor del certamen, lleva años apostando firmemente por este Concurso y se siente orgulloso del éxito alcanzado, tanto en grado de participación como en categoría y prestigio de las obras presentadas, como se ha demostrado sobradamente en esta decimoséptima edición, en la que escultores nacionales y extranjeros han dejado patente que trabajar cerámica, además de un oficio, es también un arte.