La Casa Revilla de Valladolid acoge la exposición 'El Amor Brujo'

El amor brujo., en la Casa Revilla. TRIBUNA

'El amor brujo' es la obra "más emblemática" del compositor Manuel de Falla y, con motivo de su centenario, se presentará esta muestra en Valladolid.

La Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla presenta a partir del próximo viernes, 25 de septiembre, la exposición 'El Amor Brujo. Metáfora de la modernidad', que celebra el centenario de su estreno, con documentos, partituras, carteles o cuadro procedentes del Archivo de Manuel de Falla de Granada.

 

'El amor brujo' es la obra "más emblemática" del compositor Manuel de Falla y, con motivo de su centenario, se presentará esta muestra en Valladolid, que recoge los "avatares y reencarnaciones" que vivió la composición, que pasó de ser una "modesta gitanería local" a un "gran ballet internacional", según ha informado la Fundación Municipal de Cultura en un comunicado recogido por Europa Press.

 

La exposición tratará de acercar al público, una obra "fundamental" en la trayectoria del compositor, "mundialmente famosa" y "con vida propia" ya que trasciende a su propio creador. Se trata de una exposición con una documentación "muy seleccionada" del archivo del artista, entre la que destacan los manuscritos de Falla y María Lejárraga, autora del libreto, y que permiten descubrir cómo se gestó la obra.

 

INTERPRETACIONES DE OTROS ARTISTAS

 

La muestra, que podrá visitarse hasta el 2 de noviembre, refleja la interpretación que han hecho artistas contemporáneos de 'El amor brujo', con "curiosísimas" versiones otros creadores como Miles Davis.

 

El 15 de abril de 1915 se estrenó la primera versión de esa pieza, que respondió a "nueva forma" de espectáculo músico-teatral, con música de Manuel de Falla, textos de María Lejárraga, dirección de escena de Gregorio Martínez Sierra y escenografía de Néstor Martín Fernández de la Torre.

 

Pese a tener ya cien años de existencia, 'El amor brujo' mantiene "intacto todo su interés". Desde el punto de vista teatral, su historia de amor y muerte "funciona aun en los escenarios del siglo XXI". Musicalmente, sus "sensuales melodías" han pasado a formar parte del "imaginario colectivo".