La cárcel de Topas, epicentro de la radicalización del terrorista Farid Mohamed Al Lal

El proceso de radicalización del líder de la célula Farid Mohamed Al Lal, comenzó cuando coincidió en el centro penitenciario de Topas (Salamanca) con Mohamed Achraf, condenado en 2008.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicita entre ocho y diez años de prisión por los delitos de integración en organización terrorista y tenencia de armas para los seis integrantes de una célula yihadista desarticulada en enero de 2015 en el marco de la Operación 'Chacal' y que serán juzgados por la Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal a partir de este martes. Los miembros de la célula estaban preparados para atentar en España.

 

En su escrito de acusación, el representante del Ministerio Fiscal pide para el presunto cabecilla de la trama Farid Mohamed Al Lal --detenido en Ceuta en enero del pasado año-- diez años de prisión por el delito de organización terrorista, mientras que para el resto reclama ocho años por el mismo delito. Además solicita dos años y medio para todos ellos por tenencia de armas.

 

El fiscal Daniel Campos añade que los procesados, que serán juzgados en siete vistas que finalizarán previsiblemente el 4 de noviembre, formaban parte de una célula "estable y jerarquizada" adscrita al DAESH con "capacidad y determinación" para desarrollar atentados terroristas en España.

 

Farid Mohamed Al Lal fue detenido junto a Mohamed Al Lal, y otra pareja de hermanos, Anual Ali Amzal y Reduan Ali Amzal, en Ceuta en el marco de un operativo bautizado como 'Chacal' y que concluyó con dos registros domiciliarios en el que la Policía se incautó de una pistola automática del calibre 9 milímetros metros parabelum, pasamontañas, placas de matrícula de vehículos españoles y munición de diverso tipo.

 

RADICALIZACIÓN EN PRISIÓN

 

Campos advierte de que el proceso de radicalización del líder de la célula Farid Mohamed Al Lal, comenzó cuando coincidió en el centro penitenciario de Topas (Salamanca) con Mohamed Achraf, condenado en 2008 por planear atentar con un camión bomba cargado con 500 kilógramos de explosivos contra la sede de la Audiencia Nacional, según una sentencia en la que figura Achraf como el "emir" de una célula encargada de captar presos.

 

Tras abandonar la prisión, Al Lal constituyó en torno a su persona un grupo de adeptos del EI con los que mantenía contacto y adoctrinaba a través de diferentes redes sociales utilizando perfiles falsos. Así, por ejemplo llegó a compartir fotos del Vaticano cubierto por banderas yihadistas o imágenes de los atentados a las Torres Gemelas acompañadas de un texto en el que los justificaba afirmando que esto pasaba por "subestimar a los musulmanes".

 

También publicó vídeos de acciones del DAESH en Siria e Irak y entrenamientos de radicales para enrolarse en la yihad. Mientras que el hermano de Mohamed es su "persona de confianza", Anuar Ali Amzal es, según el fiscal, su "lugarteniente" y se constituyó como "catalizador de las instrucciones impartidas por aquel al resto de integrantes del grupo criminal investigado".

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: