Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La cárcel de Herrera de la Mancha ofrece 2012 y 2016 como fechas para el licenciamiento de Tejero

Valentín Tejero, asesino de la niña Olga Sangrador.

El pronunciamiento de la Audiencia vallisoletana podría producirse este viernes o a primeros de la próxima semana.

La cárcel de Herrera de la Mancha, donde cumple condena Valentín Tejero, el asesino de la niña de Villalón de Campos Olga Sangrador, ha comunicado a la Audiencia vallisoletana como fechas de licenciamiento del reo las de 12 de abril de 2012 ó 9 de agosto de 2016, en el primer caso sin aplicación de la 'Doctrina Parot' y en el segundo con su aplicación desde el 27 de febrero de 2006.

 

Teniendo en cuenta los últimos pronunciamientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y del Tribunal Supremo, que impiden la aplicación retroactiva de la Parot, Luis Antonio Calvo, abogado de la acusación particular que ejerce la Asociación Clara Campoamor, teme que la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid que preside Feliciano Trebolle opte finalmente por la puesta en libertad del asesino y violador de la niña vallisoletana, que llevaría un año y siete meses de más en la cárcel según entiende el TEDH.

 

Dicha acusación, así como la pública, tienen de plazo hasta este viernes para emitir su informe respectivo ante el tribunal vallisoletano sobre la fecha de licenciamiento del reo, si bien Clara Campoamor, según ha adelantado Calvo, volverá a plantear que Valentín Tejero continúe encarcelado hasta 2025. Así, el pronunciamiento de la sala podría producirse este viernes o a primeros de la próxima semana.

 

El Tribunal Supremo ratificó en marzo de 2013 el auto de la Audiencia de Valladolid que resolvió aplicar la doctrina Parot al asesino de Olga Sangrador, condenado en 1993 por la muerte de la niña de 9 años, con el fin de que el reo, tras cumplir una pena de veinte años, no recuperase su libertad hasta julio de 2025.

 

El auto de la Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia vallisoletana, de fecha 24 de febrero de 2012, confirmado este año por el Alto Tribunal, desestimando así el recurso de casación interpuesto por el reo, fijaba el licenciamiento definitivo de Valentín Tejero en julio de 2025 respecto de los cinco procedimientos que pesan sobre él, sin perjuicio de posibles cambios de circunstancias que se pudiesen producir y que, en su caso, motivaran la modificación de fechas.

 

La resolución de la Audiencia vallisoletana, que preside Feliciano Trebolle, era plenamente coincidente con la postura del Ministerio Fiscal y del abogado de los padres de la víctima, que se habían mostrado en contra de la posibilidad de que Valentín Tejero saliera del penal castellanomanchego de Herrera de la Mancha el día 12 de abril de 2012 y pedían que se prorrogase como mínimo en otros trece años su salida, hasta 2025, con la posibilidad de ampliar su estancia entre rejas más allá de esa fecha si para entonces no hubiera obtenido el máximo de beneficios penitenciarios posible.

 

La decisión de la Sala, por contra, contrastó con la petición del defensor del reo, partidario de su liberación en marzo del pasado año, y con la pretensión de sus primeras víctimas de abusos sexuales, que reclamaban mantener preso a Tejero hasta abril de 2031.  

 

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia de Valladolid fue la misma que el año 2005 denegó a Valentín Tejero la progresión del primer al segundo grado penitenciario, que hubiera abierto al preso la posibilidad de disfrutar de 36 días de permisos ordinarios al año aunque no de forma automática, ya que para ello tenía que cumplir unos requisitos que pusieran de relieve que su salida no implicaba un riesgo para la sociedad.

 

En su auto de entonces rechazó que Tejero gozara de los beneficios del segundo grado y, por ello, le mantuvo en la calificación de primer grado.

 

Olga Sangrador desapareció un 25 de junio de 1992 en la localidad vallisoletana de Villalón de Campos. La policía dirigió sus pesquisas hacia Juan Manuel Valentín Tejero, un delincuente que en ese momento disfrutaba de un permiso penitenciario otorgado por el entonces juez de Vigilancia Penitenciaria, Ignacio Sánchez Yllera, pese a que cumplía condena por tres delitos de abusos deshonestos.

 

Dos días después, Valentín Tejero confesó la autoría del rapto, violación y asesinato de Olga, de 9 años y cuyo cadáver, enterrado, fue localizado en un pinar de Tudela de Duero.