Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Cámara de Ávila se felicita por el anuncio de bajada del IBI realizado por el Ayuntamiento de Ávila

Para que el anuncio se haga realidad en el próximo ejercicio económico, antes del 1 de enero de 2015 deberían estar revisados a la baja y comunicados los nuevos valores catastrales, ya que el impuesto se devenga a partir de esa fecha.

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila se felicita del cambio de política tributaria anunciado hace unos días por el Ayuntamiento de la capital en su intención de bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), tal y como había solicitado reiteradamente la entidad cameral abulense desde el año 2010 al incluir en sus alegaciones anuales a las ordenanzas fiscales dicha petición para la adecuación a la realidad económica de los valores y tipos impositivos de este impuesto.

 

Las alegaciones a las ordenanzas fiscales que para el ejercicio 2014 presentó la Cámara de Ávila en el último trimestre de 2013 en relación al IBI y otras figuras tributarias fueron desestimadas por la Comisión Informativa de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Ávila con los votos en contra del PP e UPyD y la abstención de PSOE e IUCyL, acuerdo fue ratificado por el Pleno Corporativo del Ayuntamiento con fecha 29 de noviembre de 2013. En este sentido, la Cámara de Ávila da por bienvenido el cambio de criterio en apenas tres meses desde la desestimación de las alegaciones camerales y anima al consistorio a continuar en la senda de la reducción impositiva.

 

Sin embargo, en opinión de la Cámara de Ávila, la aplicación práctica de la posible bajada del IBI en 2015 estará condicionada a la reforma fiscal que el Gobierno ha anunciado donde, según el informe de los expertos (informe Lagares), se propone una nueva valoración catastral respecto al valor de referencia en un porcentaje más elevado que el actual 50%.


Igualmente, antes del 1 de enero de 2015 deberían estar revisados a la baja y notificados los nuevos valores catastrales, ya que el impuesto se devenga a partir de esa fecha. La aprobación de los procesos valorativos y experiencias anteriores hacen suponer que, este procedimiento se alargaría más allá del inicio de 2015, lo que en opinión de la Cámara, hace difícil su entrada en vigor en el próximo ejercicio económico sin perjuicio también de poder compensarlo con una bajada del tipo de gravamen, haciendo uso de una competencia municipal exclusiva.


IMPUESTO DE BIENES INMUEBLES

En lo que al IBI se refiere, la Cámara de Ávila argumentó al Ayuntamiento que para el ejercicio 2014:

 

1. El valor catastral de los inmuebles de la ciudad de Ávila no contemplaba la depreciación económica de los mismos desde el ejercicio 2009 porque ni el Centro de Gestión Catastral, ni de oficio el propio Ayuntamiento, habían trasladado la obligatoria corrección de valores al organismo correspondiente.


2. Que se elevase a la Dirección General del Catastro la aplicación de índices correctores de valor solicitando la incorporación para 2014 de coeficientes correctores en las circulares de actualización de la ponencia de valores para este año y hasta la finalización de la vigencia de dicha ponencia general.


3. Que debía reconsiderarse la base imponible y la liquidable de este impuesto para que prevaleciera el valor razonable y se diese cumplimiento al requisito de capacidad económica proclamado en el art. 31.1. C.E.


4. Que efectuadas las oportunas correcciones, el tipo de gravamen para 2014 se estableciera en el 0,47% para el IBI urbana, al que se aplicaría otras bonificaciones legales relativas a la cuota íntegra de dicho impuesto.


5. Se solicitase por el Ayuntamiento el estudio en profundidad, bien de manera general o particular para determinados inmuebles y suelos, una nueva valoración de los mismos y se solicitase:

 

a) Elevar a la Dirección General del Catastro la aplicación de índices correctores de valor solicitando la incorporación para 2014 de coeficientes correctores – suelo, construcción y por depreciación económica (sobreprecio del producto),  en las circulares de actualización de la ponencia de valores para este año y hasta la finalización de la vigencia de dicha ponencia general.


b) Al amparo del art. 32 del RDL 1/2004 en redacción dada por Ley 16/2012, se solicite al Ministerio de Hacienda – Dirección General de Catastro- la actualización de los valores mediante la aplicación de los coeficientes reductores previstos y ello por cuanto se cumple con las exigencias legales del citado artículo.


c) Solicitar, en su caso, una nueva ponencia de valores parcial al amparo del art. 26 RDL1/2004 circunscrita a los inmuebles de una misma clase de alguna o varias zonas, polígonos discontinuos o fincas.

 

En sus alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2014, la Cámara de Ávila también solicitó la revisión a la baja o el no incremento otros impuestos directos (sobre vehículos de tracción mecánica, sobre el incremento del valor de los terrenos –plusvalía- y sobre el IAE), indirectos (sobre construcciones y obras), tasas afectas a la actividad económica de las empresas (por licencia urbanística y por recogida de basuras) y precios públicos.

 


RENTA DISPONIBLE DE EMPRESAS Y FAMILIAS

 

La Cámara de Ávila fundamentó sus alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2014 con un único objetivo: incrementar la renta disponible de empresas y familias hasta la superación de la crisis económica con tasas de crecimiento superiores al 1,5%.

 

Entre los argumentos esgrimidos en las alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2014, la Cámara de Ávila entendía y entiende que el sistema fiscal municipal debe tender al fomento del ahorro y la inversión, favoreciendo así la competitividad (máxime en momentos de crisis y al tratarse de la administración más cercana). En este sentido, cualquier reforma o modificación debiera tener en consideración este planteamiento, pues el sistema tributario local influye directamente en la descapitalización y deslocalización de empresas y, por otra parte, las localidades que favorezcan impositivamente la puesta en marcha de actividades económicas en momentos de recuperación conseguirá una más pronta recuperación del tejido empresarial y laboral.

 

Igualmente y en el mismo sentido, la Cámara alegó que el Ayuntamiento debía contribuir a la generación de liquidez en las empresas mediante la reducción, la eliminación de tipos de gravamen y el mantenimiento, en su caso, de otros, así como mediante una flexibilidad en la gestión tributaria de cobro.

 

La Cámara de Ávila argumentó en sus alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2014 que un menor gravamen en los impuestos, tasas y precio públicos municipales no implica menor recaudación, sino liberación de recursos a disposición de las familias y empresas esenciales para dinamizar las economías domésticas. Igualmente, el estricto control del gasto público y la priorización del mismo favorecerían la localización o recolocación de actividades económicas.

 

En último término, la Cámara de Ávila reclamó en sus alegaciones a las ordenanzas fiscales de 2014, desestimadas, una considerable reducción de tipos y cuotas para:

 

No generar más gastos y débitos a las empresas y empresarios establecidos en Ávila.
Favorecer la economía local, tanto a las empresas aquí ubicadas como a aquellas otras que puedan establecerse y hacer atractiva la inversión en Ávila, algo que el sistema tributario local no favorece.


Posibilitar una mayor disponibilidad económica en cada empresa y empresario para inversiones y consumo. Rotación y dinamización económica que al final favorece la economía local y la del propio Ayuntamiento al poder ver incrementada la recaudación por otros conceptos.