La Cámara Agraria de Salamanca... ¿dice adiós?

(Foto: Chema Díez)

El presidente de la institución ya anunció que la Junta les había anunciado que retirará las ayudas el 30 de junio, por lo que la viabilidad de las mismas pasa por una autofinanciación, acción inviable para estos organismos.

La Cámara Agraria de Salamanca toca ya fondo; la llegada de una fecha señalada como es el 30 de junio marcará un antes y un después en esta institución abocada a la liquidación y al cierre definitivo por falta de ayudas y financiación.

 

Al menos eso es lo que ha dejado claro en varias ocasiones el presidente de esta institución en Salamanca, Aurelio Pérez, quien ha señalado que tras el fin de las subvenciones de la Junta este 30 de junio, la falta de ingresos deja en una situación muy complicadam a la entidad que no tendrá más remedio que despedir a los trabajadores y cerrar las puertas, aunque de momento no ha ejecutado esta acción.

 

Pero lo que si está claro es que, el menos por el momento, "la Cámara Agraria no se ha liquidado, ni mucho menos y también es falso que tenga deudas. Lo que tiene es una Administración morosa que le debe los 85.000 euros del presupuesto del año 2014, cantidad con la que se cerraría con superávit", señaló hace escasas fechas a este diario.

 

Pérez también hizo alusión a que él no es quién para decidir porque eso deben hacerlo los órganos de gobierno con 3/5 del total y se convocarán cuando se estime oportuno, sin prisas, aseguró.

 

¿QUÉ PASARÁ CON EL PATRIMONIO?

 

Tampoco se ha decidido ya que también deben ser los órganos competentes los que deben decidirlo. "No sabemos qué se hará porque no depende de mí pero sí sé lo que no voy a hacer: y es repartirnos el dinero entre las organizaciones como ha hecho en otras provincias", destacó

 

ASAJA VE LAS CÁMARAS "VACÍAS DE CONTENIDO"

 

Por otro lado, el presidente de Asaja Salamanca, Luis Ángel Cabezas, afirmó recientemente no saber qué pasará "ni con las deudas de la institución ni con el patrimonio de la misma", al tiempo que ha indicado que la Cámara Agraria "no tiene ninguna función, ahora mismo está vacía de contenido y por eso fue por lo que Asaja dimitió en junio de 2012. Otros, en lugar de apoyar esta medida para dejar a la Junta el 'papelón' cogieron las riendas a sabiendas que meses después (diciembre 2012) había elecciones", afirmó.

 

Por eso, aseguró que no sabe cuál será "su futuro pero lo que sí está claro es que si no hay subvenciones, ni hay medios, no se puede hacer nada y eso fue lo que denunciamos hace dos años", recordó.

 

De este modo, y pese a que la Junta debe la cuantía de este ejercicio a la Cámara Agraria de Salamanca, lo cierto es que la institución tiene los días contados y más tal y como se comfirmó en el último pleno: tras el 30 de junio, su viabilidad es nula. El tiempo dará o quitará razones...