Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Cámara Agraria de Ávila venderá parte de su patrimonio para salvarse

Sede principal de la Cámara Agraria de Ávila.

La decisión ha salido adelante con los votos de la organización agraria UCCL, mientras que Asaja se ha mostrado contraria a la venta del patrimonio, y los miembros de UPA-COAG no acudieron a depositar su voto.

El pleno de la Cámara Agraria Provincial de Ávila ha aprobado la venta de una parte de su patrimonio para "salvar" esta institución, según ha confirmado el presidente del órgano cameral, Jesús Muñoz.

 

La propuesta ha salido adelante con los votos de los 12 vocales de UCCL, la organización agraria mayoritaria, y con la postura contraria de los cinco representantes de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultures (ASAJA), mientras que los 8 miembros de UPA-COAG no han acudido a la sesión.

 

Ante esta situación, el presidente de ASAJA-Ávila, Joaquín Antonio Pino, ha acusado a UCCL y UPA-COAG de haberse "compinchado" para aprobar la venta de parte del patrimonio, ya que para ello se necesitaba que votaran a favor tres quintas partes de los asistentes.

 

"Para salvar el todo, hay que vender una parte", ha sostenido Muñoz, quien ha explicado que la medida era imprescindible ante la sentencia que el pasado mes de noviembre dio la razón a los dos trabajadores despedidos y condenaba a la Cámara Agraria a abonarles en torno a 50.000 euros por los cuatro meses que se les debía y por el finiquito.

 

Tras reconocer que el órgano cameral no podía pagarles porque "no tenía dinero", Muñoz ha señalado que la venta de uno de los dos edificios de que dispone, era necesaria para que no se produjera el embargo de todo el patrimonio.

 

De esta manera, la Cámara Agraria conserva su sede y pone a la venta otro edificio de unos 90 metros cuadrados, con el objetivo de afrontar el pago a los dos trabajadores despedidos como consecuencia de la rebaja de fondos procedentes de la Junta de Castilla y León que han pasado de los 198.000 euros de 2007 a los 38.000 de 2014, aunque todavía "no han sido abonados".