La bomba del presunto suicida de Arcos de Jalón podría haber hecho volar varias viviendas

El equipo de desactivación que entró en la vivienda pudo comprobar que había fabricado un explosivo de algo menos de kilo y medio, aunque no tenía colocado ningún detonador.

El hombre de 50 años que durante cinco horas amenazó con suicidarse con explosivos en un piso de la localidad soriana de Arcos de Jalón se ha entregado "pacíficamente" a la Guardia Civil sobre las 21.25 horas.

 

Por el momento, las mismas fuentes han apuntado que el suicida ha asegurado tras salir de su encierro que es diplomado en Química en Suiza y ha explicado a los agentes de la Benemérita el tipo de sustancias que tenía para fabricar explosivos.

 

D.T.B.P. fue atendido inicialmente por una UVI móvil y trasladado al centro de salud de Arcos de Jalón desde donde, con posterioridad, se le condujo al Hospital Virgen del Mirón de Soria. Ha sido puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Almazán.

 

El equipo de desactivación que entró en la vivienda pudo comprobar que había fabricado un explosivo de algo menos de kilo y medio, aunque no tenía colocado ningún detonador. Por el tipo de explosivo y la cantidad podía haber destrozado el piso en el que vivía y los contiguos. El GEDEX retiró el explosivo y lo destruyó de forma controlada en una zona alejada del núcleo de población.

 

Una vez retirado este material, los vecinos desalojados, que habían sido instalados en un centro de día y en la escuela hogar, pudieron volver a sus hogares, a excepción de los que viven en la casa contigua por el fuerte olor que todavía había como consecuencia de la manipulación de las sustancias que componían el explosivo. 

Noticias relacionadas