La batuta y acierto del genio Ibrahimovic dirigen a Suecia

Ibrahimovic, un mago que dirige a Suecia sobre el campo

La selección de Suecia afronta su sexta Eurocopa, la quinta consecutiva, con la incertidumbre de depender del acierto y calidad de su gran estrella, un Zlatan Ibrahimovic que será la clara referencia ofensiva.

 

FICHA TÉCNICA

-Participaciones en Eurocopas: Seis (1992, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2016).

-Títulos: --.

-Mejor resultado: Cuarta (1992).

-Palmarés: Subcampeona del mundo (1958).

-Cómo se clasificó: Repesca ante Dinamarca.
 

Suecia está en esta Eurocopa gracias a los goles de Ibrahimovic y, si quiere dar de qué hablar y no decir adiós a las primeras de cambio en un grupo con Italia, Bélgica e Irlanda, volverá a depender de él. Hay savia fresca, sí, pero que no disipa todavía las dudas de qué pasará con el combinado sueco cuando el delantero decida dejar la selección. Falta renovación y falta fondo de armario pues, si falla 'Ibra', Suecia se queda huérfana.

Tras una complicada fase de clasificación, en la que fueron terceros con 18 puntos --cinco victorias, tres empates y dos derrotas-- por detrás de Rusia, con 20 puntos, y los arrolladores 28 puntos de la sorprendente Austria, a los que no ganaron en ninguno de los enfrentamientos, los suecos tuvieron que ganarse el billete para esta Eurocopa en un derbi escandinavo en el 'play-off' contra Dinamarca.

Ahí salió a relucir el genio, en positivo, de Ibrahimovic. El delantero del PSG anotó 11 goles en la fase de clasificación, 8 en el Grupo G y tres, totalmente decisivos, en ese mano a mano contra Dinamarca, siendo de nuevo el héroe nacional.

Si 'Ibra' es un fijo en el 4-4-2 clásico que parece que pondrá en liza Erik Hamrén, su acompañante podría ser el más experto Marcus Berg, ahora en el Panathinaikos, o un John Guidetti que ha tenido una buena campaña en el Celta de Vigo y que tiene una fuerza y hambre de éxitos.

En el centro del campo está Albin Ekdal, quizá el otro jugador sueco de más calidad, pero el organizador del Hamburgo sufrió un profundo corte en la espalda al cortarse con una mesa de cristal y es duda para esta Eurocopa. Por su parte, en defensa, sobresale experiencia y fortaleza, que aumenta con un veterano de la portería como Andreas Isaksson.

De la lista, hay que destacar que hay seis jugadores en la lista que el verano pasado conquistaron el Campeonato de Europa Sub-21 en la República Checha: el portero Patrik Carlgren (AIK), los defensas Ludwig Augustinsson (Copenhague) y Victor Lindelöf (Benfica), los centrocampistas Oscar Hiljemark (Palermo) y Oscar Lewicki (Malmoe), así como Guidetti, destinados a encabezar una renovación que deberá dar sus frutos si quiere confirmarse como alternativa real de futuro inmediato.

IBRAHIMOVIC Y 10 MÁS

No hay faro en Suecia que ilumine y pueda guiar más al combinado nacional que Zlatan Ibrahimovic. El mejor jugador, el más reconocido y valorado, un gran referente al que sus compañeros se agarrarán cuando haga falta. Suecia es él y 10 más, no por falta de jugadores de nivel, sino porque el carácter de líder del jugador del PSG va más allá incluso que su alta e indiscutible calidad.

Su repertorio ofensivo es interminable, sus goles son de bella factura, y sus cualidades técnicas pese a su estatura, son excelsas, pero también tiene en contra su cabeza que, a veces, le juega malas pasadas. Además, pese a su paso por múltiples clubes, le sigue faltando una gran actuación en un momento importante de una gran cita.

Ibrahimovic es, de todos modos, la esperanza sueca. Hasta que no inventen jugadores de talla mundial que se puedan construir siguiendo un manual de instrucciones, sigue siendo su única estrella y está ya en su ocaso. Eso sí, esta Eurocopa le llega quizá en su mejor momento. Está en buena forma, y quiere triunfar con Suecia para ser alguien más que el máximo goleador histórico del país, que ya lo es con sus 62 goles.

Si el gigante y estilista ariete tiene tres días buenos, Suecia será una amenaza. Así lo reconoce hasta su seleccionador, sabedor de que si Ibrahimovic se pierde de uno u otro modo en Francia, país que ha decidido abandonar tras su paso por el PSG, su equipo irá a la deriva. De lo contrario, si está inspirado y enchufado, puede llevar a los suecos más allá de lo esperado en un grupo complicado.

HAMRÉN, ADIÓS BAJO EL EGO DE ZLATAN

El seleccionador nacional sueco, Erik Hamrén, acumula más decepciones que éxitos a cargo de Suecia. Futbolista prematuramente retirado y técnico de éxitos contrastados en Escandinavia, tanto en Suecia, Dinamarca como Noruega, al técnico le falta contrastarse en una gran cita como es esta Eurocopa, y encontrar el camino al éxito.

Hamrén, quien ya ha anunciado que dejará el cargo tras la Eurocopa pase lo que pase en Francia, quiere despedirse por todo lo alto y en sintonía con Ibrahimovic, a quien comunicó antes que a nadie su decisión de optar por algo "distinto" que entrenar a Suecia al más alto nivel.

Su trayectoria al frente del equipo sueco estará marcada por este adiós en la Eurocopa, que espera que sea mejor que en 2012 y 2008, cuando cayeron en la fase de grupos. Más difícil se antoja que puede llevar a su país a repetir las históricas semifinales cuando fueron anfitriones en 1992, dos años antes de finalizar cuartos en el Mundial.