La auxiliar de enfermería supera la noche con un estado estable dentro de la gravedad

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada con el virus del ébola, se encuentra este viernes a las 8.45 horas estable dentro de la gravedad, según fuentes sanitarias.

Desde que ayer se informara de que la situación clínica de la paciente había empeorado, se hablaba de que su situación podía ser "grave" o incluso "muy crítica". Desde el Hospital Carlos III de Madrid aclararon que no había sufrido un fallo multiorgánico ni que estaba intubada, como apuntaban los sindicatos.

 

El resto de ingresados permanecen en la misma situación que en el parte ofrecido por el centro a las 23 horas. En las últimas horas han ingresado en el centro hospitalario las dos peluqueras que depilaron a Teresa, un médico, dos enfermeras, un enfermero supervisor y un celador, todos ellos asintomáticos.

 

Estas siete personas han quedado ingresadas en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo, aunque ninguno de ellos presentaba síntomas de haber podido ser contagiados. Además, recibió ayer el alta médica uno de los enfermeros del equipo médico que atendió a García Viejo tras dar negativo en los test del virus.

 

De las catorce personas ingresadas, la auxiliar de enfermería Teresa Romero es la única contagiada por ébola hasta el momento, mientras que una enfermera de La Paz que atendió a García Viejo está pendiente del resultado del segundo test tras dar el primero negativo, y otras doce personas están en observación al considerarse contactos de riesgo.

 

Sobre este punto, además de los últimos siete ingresos, están en observación el marido de la contagiada, Javier Limón, la médico del centro de salud y el facultativo de las Urgencias del hospital de Alcorcón que la atendieron, así como un médico procedente del hospital, que también había atendió a la auxiliar de Enfermería, y ayer por la tarde, el sanitario del Summa.

Noticias relacionadas