La autopsia de una mujer asesinada en 2014 revela que recibió 33 cuchilladas

La causa penal por la muerte a manos presuntamente de su expareja de María del Carmen Marín en agosto de 2014 en Berja se ha reactivado tras la incorporación a autos del informe definitivo de autopsia que revela que sufrió "33 heridas por arma blanca" presuntamente a manos de su expareja y que murió como consecuencia de un shock hemorrágico.

La Fiscalía ha solicitado al Juzgado de Instrucción 2 de Berja la práctica de diligencias ampliatorias encaminadas a ahondar en las circunstancias en que se produjo este crimen por el que permanece en prisión provisional Hamid D., quien quebrantó una orden de alejamiento en vigor para perpetrarlo apenas horas después de que terminase de cumplir arresto domiciliario por haber violentado anteriormente esa misma orden.

Cabe recordar que el caso, que se ha analizado en sede parlamentaria, ha derivado en una investigación, al margen de la vía penal, por parte de la oficina del Defensor del Pueblo para revisar los mecanismos de protección a víctimas de violencia de género ya que el sistema de seguimiento integral del Ministerio del Interior (Viogén) no apreció evidencias de riesgo para María del Carmen Marín.

Los forenses indican que diez de las lesiones suponían "riesgo vital" pero que solo una de ellas "podía" llegar a ser "mortal de necesidad" al tiempo que concluye que, en su "conjunto", tuvieron un "efecto sumatorio de forma que todas, en mayor o menor medida, contribuyeron al efecto de sangrado que condujo finalmente al fallecimiento de la víctima".

El informe del Instituto de Medicina Legal (ILM), remitido el pasado día 5 de marzo y consultado por Europa Press, detalla, asimismo, que el arma utilizada por el supuesto homicida tenía la hoja "fina y ancha, tipo cuchillo de cocina" y califica de "muy complicado" el poder "predecir el orden concreto en la producción de las heridas".

Sí distingue que la mayoría de las lesiones se produjeron cuando María del Carmen Marín, de 43 años, estaba "de frente" a su agresor "en la zona del torso y el abdomen", y apunta a que intentó defenderse "interponiendo los brazos y las manos entre el arma y su cuerpo" como indican cinco de las heridas infligidas.

Los forenses destacan, en esta línea, que las cuchilladas que el presunto homicida le asestó en las extremidades inferiores "podrían haberse producido cuando ella ya estaba en el suelo" y data la hora de las muerte a las 06,30 horas del 2 de agosto de 2014, la misma que figura en el acta de levantamiento del cadáver.

El cuerpo sin vida de María del Carmen Marín fue encontrado "en un gran charco de sangre" a la entrada de su domicilio, en la calle Ramón y Cajal del municipio virgitano. La inspección ocular realizada por los agentes de la Guardia Civil reveló que había "charcos de sangre también en la despensa de la cocina".

Hamid D., de 31 años, fue detenido tras darse a la fuga y permanecer en paradero desconocido durante 24 horas en el municipio vecino de Dalías. Al parecer, conservaba un juego de llaves del inmueble y habría esperado a la víctima, quien regresaba de las fiestas patronales, "oculto en el portal".

El Gobierno reconoció en respuesta a una pregunta del grupo parlamentario del PSOE que sí se realizó una valoración de riesgo del caso, si bien "una vez empleadas las herramientas y formularios disponibles" el sistema "arrojó un resultado de nivel de riesgo 'No apreciado'".

Confirmó también que el presunto homicida tenía en vigor una orden de prohibición de aproximación y comunicación a la víctima por un periodo de tres meses que había sido impuesta 23 días antes del crimen por el Juzgado de Instrucción 2, con competencias en violencia contra la mujer.

De hecho, el detenido había permanecido bajo arresto domiciliario hasta horas antes ya que violó dicha orden de alejamiento, que tenía vigencia hasta el 21 de octubre.