Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La ausencia de sangre de 'Gus' en la vivienda de la calle Isla desmonta su versión de que se limitó a defenderse

Los peritos constatan que la víctima, Roberto V.F, recibió como mínimo un total de veintitrés cuchilladas de su amigo.

Las pruebas periciales expuestas este martes en el juicio contra Andoni Gustavo R.M, autor confeso de la muerte a cuchilladas de su amigo Roberto V.F. en junio de 2013, han revelado que en el escenario del crimen no fue hallado el más mínimo rastro de sangre del procesado, y ello a pesar de que haya alegado hasta ahora que se limitó a repeler un primer ataque sorpresivo de la víctima en el que llegó incluso a resultar herido.

 

El referido informe, durante la cuarta jornada del juicio con jurado que se sigue en la Audiencia de Valladolid, pondría de este modo en entredicho la versión de legítima defensa invocada por 'Gus', quien mantiene que Roberto, movido por la avaricia con el fin de quedarse con la plantación de marihuana que ambos cultivaban en una vivienda deshabitada de la calle Isla, se abalanzó el día de autos sobre él armado con un cuchillo y en el intento de quitarle de en medio le causó distintas lesiones.

 

Sin embargo, ninguna de las numerosas manchas de sangre halladas en el inmueble contiene el perfil genético del acusado y todas se corresponden con el de su amigo Roberto, cuyo cadáver, además, pudo recibir como mínimo un total de veintitrés cuchilladas, de entre uno y cuatro centímetros y medio de anchura, tal y como atestigua la pericial practicada a un jersey del fallecido.

 

Aunque la camisa presentaba hasta veinticinco cortes, no se descarta que alguno de ellos fuera producto de una misma cuchillada, ya que la prenda podía tener algún doblez. Por ello, el fallecido recibió, sin ningún genero de duda, veintitrés punzadas, cifra que, sin embargo, el examen realizado al cadáver reduce a unas diecisiete debido a las dificultades habidas para contabilizar tanto su número como su alcance.

 

Y es que, como así ha quedado patente a lo largo de la jornada, todos los peritos, en declaraciones recogidas por Europa Press, han advertido de que el avanzado estado de descomposición del cadáver, localizado casi dos meses después de los hechos, ha impedido determinar ambos extremos con absoluta certeza.

 

COMPLEJIDAD DE LOS ANÁLISIS

 

"El cuerpo apareció envuelto en una manta, esqueletizado de cintura para arriba y en otras partes momificado", ha explicado uno de los forenses, quien por ello sólo ha podido concluir que cinco de las lesiones fueron post morten y localizadas en la tibia derecha, signo inequívoco de que el procesado trató de desmembrarlo con un hacha, y otras once heridas incisas en la zona del tórax, tanto por delante como por detrás, de las cuales dos fueron realizadas con extrema violencia.

 

Estas últimas llegaron a romper totalmente las costillas, sin llegar a poder determinar tampoco la penetración de las mismas o si afectaron a órganos vitales como el corazón o la aorta, "ya que es totalmente imposible porque el cadáver ya no contenía tejidos blandos", aunque sí parece claro que el óbito de Roberto se produjo como consecuencia de una importante hemorragia, como atestiguan además las salpicaduras y manchas localizadas por todo el escenario del crimen.

 

Practicadas las pruebas testifical y pericial, las partes expondrán este miércoles sus informes definitivos, si bien han anunciado ya que no incluirán modificación alguna, con lo que el fiscal pedirá 12 años para Andoni Gustavo R.M. por delito de homicidio, mientras que la acusación particular elevará a 15 su petición por delito de asesinato, frente a la absolución planteada por la defensa -aplica a su patrocinado distintas eximentes- o, subsidiariamente, dos años, seis meses y un día por homicidio con atenuantes.

 

La jornada ha vivido ciertos momentos de tensión cuando un amigo común del acusado y de la víctima, Jonathan S, abandonaba la sala tras haber prestado declaración y ha sido increpado por la novia del autor del crimen tras asegurar el testigo que 'Gus' le llegó a decir en un momento dado que deseaba marcharse a Marruecos porque tenía un "problema muy gordo" con su pareja, ya que ésta no cesaba de acosarle.

 

El intercambio de increpaciones entre el testigo y la novia del acusado ha sido rápidamente atajado por el magistrado presidente, que ha tenido que advertir a la joven de que sería expulsada si volvía a realizar el más mínimo comentario durante el juicio.

Noticias relacionadas