Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La auditoría de Cecale desvela 40.000 euros de tarjeta y dietas de hasta 11.000 al año para Terciado

El expresidente de Cecale, Jesús Terciado, en un acto de CEOE.

El informe de KPMG califica de ineficiente la gestión del expresidente, critica la inversión de 5,1 millones en la nueva sede, alerta que la directiva no era informada de muchas decisiones y de numerosos gastos sin identificar en los que habría incurrido Cecale durante su mandato.

Ineficiente, con elevados sobrecostes, con desconocimiento de la junta directiva, numerosos gastos sin identificar... esta es la descripción que la auditora KPMG hace de lo que se ha encontrado en las cuentas de Cecale tras la era Terciado. Y a lo que añade algunas cifras sobre los gastos y dietas pagados al expresidente y en qué los gastó. Solo un detalle: en tres años cargó 40.000 euros en la tarjeta de la patronal por gastos diversos, buena parte de ellos en fines de semana.

 

La auditoría de cuentas de Cecale ha sido uno de los elementos pacificadores de la patronal autonómica, pero también objeto de importantes tiranteces. Santiago Aparicio, actual presidente, presentó su elaboración como una prueba de transparencia y la facción más crítica de la organización empresarial ha exigido su cumplimiento hasta las últimas consecuencias. Finalmente, el pasado marzo Aparicio dio algunas pinceladas del documento en la asamblea y uno de los técnicos de la empresa que lo ha realizado ofreció algunas explicaciones a los miembros de la patronal.

 

Ya entonces se supo que la auditoría apuntaba al lastre de la nueva sede y la mala gestión de la era Terciado para explicar la quiebra económica de la organización y puso sobre la mesa decisiones erróneas y algunas prácticas dudosas, como el hecho constatado de que se tomaron acuerdos sin conocimiento de la junta directiva y sin el control interno necesario, precisamente, lo que denunciaban las federaciones más críticas.

 

El documento elaborado por la prestigiosa KPMG permite ampliar la visión sobre la etapa de Jesús Terciado al frente de Cecale y confirma la dudosa gestión de los asuntos de la organización y las decisiones que la han llevado al borde de la disolución, al tiempo que ofrece algunos datos concretos sobre una cuestión totalmente de actualidad: los cobros de Terciado.

 

 

TARJETA Y DIETAS

 

Sobre este asunto, y según desvela el diario ABC en su edición de Castilla y León, el uso de la tarjeta corporativa y el cobro de dietas por parte de Terciado ha estado lleno de sombras. Al menos, así lo confirmaría el documento y también fuentes de TRIBUNA que dan total verosimilitud a las cifras. Así, el informe revela que Terciado cargó entre los ejercicios 2008, 2009 y 2010 unos 40.000 euros a la tarjeta de la patronal; los importes, además, se dispararon: la auditoría confirma que el coste más elevado de esta tarjeta corresponde a los años de Terciado como presidente.

 

Sin embargo, no parece que el uso de la tarjeta se circunscribiera siempre a actos y reuniones en los que fuera necesario por ejercer la representación de Cecale. De hecho, el informe pone de manifiesto que, en 2010, los cargos en la tarjeta de gastos producidos en fines de semana supusieron el 27% del total. Así, hay muchos cargos comprobados en la auditoría por cantidades entre 300 y 500 euros que se producen en hoteles y restaurantes y que están fechados en sábados y domingos, días en los que no suelen programarse actos oficiales.

 

Además de los cargos en la tarjeta, la auditoría también pone negro sobre blanco el cobro de dietas. Este tipo de remuneración trata de compensar desplazamientos, ya que los gastos los cubría con la tarjeta corporativa, y es una manera de evitar que un cargo tenga que pagarlos de su bolsillo. Terciado las aprobó justo tras ser nombrado presidente, y ha dado buen uso de ellos: según la auditoría, en 2007 llegó a pasar dietas por 11.000 euros. Y la media de sus años de presidencia era de 2.000 euros anuales.

 

Hay que tener en cuenta que, como se ha sabido esta semana, Terciado se puso un suelo de unos 150.000 euros anuales al ser elegido presidente de Cepyme en 2010, y lo ha estado cobrando desde entonces, primero a través de contratos con dos de sus empresas a las que Cepyme abonó 313.000 euros entre 2010 y 2012; y después con un contrato de alta dirección. Su antecesor en el cargo nunca cobró un sueldo por ejercer de presidente, pago que, por otro lado, no está contemplado en los estatutos de la patronal de las pymes.

 

 

UNA GESTIÓN DUDOSA

 

Además del cobro de estas remuneraciones diversas, la auditoría de cuentas pone en evidencia algunas decisiones que han tenido una influencia directa en la mala situación económica de Cecale. La organización ha estado cerca de la disolución y su salvación ha exigido una aportación extra de las federaciones provinciales por 1,8 millones de euros para devolver el equillibrio a sus cuentas.

 

Este 'agujero' que deja Terciado se fundamenta en decisiones como la de la nueva sede. Costó, según las cifras oficiales, 5,1 millones de euros, pero para afrontar su construcción, una decisión directa de Terciado, "se realizó un análisis excesivamente simple" según la auditoría que cita ABC. De hecho, para decidir su compra no se hizo  ningún estudio para analizar la viabilidad del pago ni si Cecale podía afrontarlo. Sobre la sede, la auditoría apunta que los órganos directivos de Cecale no tuvieron la información necesaria para tomar la decisión y se tuvieron que conformar con la palabra de Terciado, que ejercía como presidente ejecutivo en las asambleas, comités y juntas directivas.

 

Decisiones como esta erosionaron la economía de Cecale hasta llevarla cerca de la quiebra y obligar también a afrontar un ERE y numerosos despidos improcedentes, que tuvieron un alto coste para la organización. Despidos que, por otro lado, KPMG considera desproporcionados.

Noticias relacionadas