Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Audiencia Nacional no ve delito en las preferentes de Ceiss

Sede De Caja España-Caja Duero en León.

Desestima la querella presentada en abril por la Unión de Consumidores de Castilla y León por delito en la comercialización de preferentes. La audiencia considera que los hechos denunciados no tienen consideración penal.

La Audiencia Nacional ha puesto fin al recorrido de la querella presentada por UCE Castilla y León en abril del año pasado y que era uno de los procesos abiertos a entidades bancarias por la comercialización de productos híbridos, las conocidas participaciones preferentes y subordinadas. El El Juzgado Central de Instrucción número 6 de Madrid ha desestimado la demanda presentada en su día por esta asociación de defensa de los consumidores contra las emisiones de preferentes de Ceiss, el banco de Caja Duero-España, de los años 2009 y 2010, donde se concentra el bloque de los afectados por la irregular comercialización de estos productos de riegos entre ahorradores.

 

Esta resolución exonera a los querellados, al menos, en la vía penal. La demanda estaba dirigida contra los entonces presidentes de estas entidades, Santos Llamas y Julio Fermoso; sus directores generales, Javier Ajenjo y Lucas Hernández; sus directores financieros, Antonio Fernández y Arturo Jiménez; el director comercial Óscar Fernández, por delitos de estafa agravada, administración fraudulenta y desleal y maquinación para alterar el precio de las cosas. 

 

Según recogen varios medios y agencias, un auto del juez Eloy Velasco, magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 6, determina que los hechos denunciados no son constitutivos de delito y señala la vía civil como “la más adecuada para dar una respuesta rápida y eficaz a la finalidad buscada por los inversores, que no es otra aque la de obtener la devolución de su dinero”. Añade, además, que la vía penal se entendería solo para los casos individuales en los que se haya detectado indicios de delito por concurrir circunstancias claras de mala comercialización, como es el caso de haberlos ofrecido a clientes inadecuados y sin haber pasado los test preceptivos.

 

En este sentido, el auto apunta que los afectados deben resolver en la vía civil estas situaciones, como ya está ocurriendo, en las que se pueda probar una comercialización inadecuada. Actualmente, son cerca de 200 las sentencias ganadas por clientes a los que se comercializaron preferentes de varias emisiones de Ceiss, y a los que habrá que devolver el dinero invertido, según las plataformas de afectados.

 

La sentencia expone que las preferentes no pueden considerarse un producto financiero fraudulento, ya que se encontraba regulado por la CNMV y las entidades que lo comercializaban estaban supervisadas por el Banco de España. Lo que si se asume es que se ha podido incurrir en “graves deficiencias en su comercialización”, pero “resulta difícilmente sostenible la existencia de un `plan preconcebido claramente orquestado por las entidades querelladas”. Por este motivo, considera que no tiene entidad penal porque no hay una organización para estafar a los afectado e insta a los afectados a acudir a la vía civil.

 

Esta decisión acaba con el recorrido en juzgados que había tenido el caso, que amenazaba con tomar los derroteros de otros procesos como el abierto en Bankia. La UCE presentó la denuncia el 16 de abril de 2013 y la Fiscalía de Valladolid decidió admitirla y abrir diligencias; y tras la querella criminal de la organización ante la Audiencia Nacional, se encomendaron diligencias a la Fiscalía Especia el 1 de agosto en relación a la posible comisión de un delito de estafa hacia 25 suscriptores de estos productos financieros, que luego fue ampliada a 93.