La Audiencia de Valladolid juzga desde el martes a seis presuntos 'narcos' de la 'Operación Chorros'

Juzgado de Valladolid. TRIBUNA

Habían constituido dos ramificaciones, una especializada en cocaína y otra en hachís, y se enfrentan a penas que suman treinta y dos años de prisión.

La Audiencia de Valladolid juzga desde este próximo martes, día 24 de febrero, a seis personas que fueron detenidas en mayo de 2013 en el marco de la 'Operación Chorros' por su presunta pertenencia, según se dijo entonces, a una de las redes más importantes de distribución de droga al menudeo en la provincia y que se enfrentan a un conjunto de penas que suman treinta y dos años de prisión.

 

La particularidad de la supuesta organización, que operaba en la capital, Arroyo de la Encomienda, Peñafiel, Mojados y Olmedo, es que contaba con dos ramificaciones, una de ellas especializada en la distribución de cocaína y otra dedicada al hachís.

 

En su escrito de calificación provisional de los hechos, el Ministerio Fiscal solicita las penas más elevadas para Engels Federico A.A. y Jesús H.M, en concreto siete años de prisión para cada uno, así como cinco años para Juan Alberto V.V, Miguel Ángel B.A. y Alfredo Miguel A.S. y tres para el marroquí Said K- se encuentra en paradero desconocido- y Jesús Francisco C.H, según informan fuentes jurídicas.

 

En el marco de la operación, amén de la detención de los procesados, la Benemérita realizó registros en cuatro domicilios y tres locales en los que se incautó de estupefacientes por importe de 35.000 euros, entre ellos 525 gramos de cocaína, 600 de sustancia de corte, 200 gramos de hachís, 100 de marihuana, así como de dos vehículos a motor, cinco básculas de precisión, diecisiete teléfonos móviles y 1.400 euros en efectivos.

 

La culminación de las investigaciones fue en su día valorada como uno de los golpes a una de las organizaciones más importantes de tráfico al menudeo en la provincia de Valladolid debido a la multiplicidad de sustancias intervenidas, cocaína, hachís y marihuana, y al hecho de que se había desmantelado un montón de pequeños puntos en distintas localidades.

 

Las pesquisas se iniciaron a partir de una previa investigación policial por blanqueo de capitales sobre Jesús Francisco C.H, vecino de Mojados al que se detuvo el 11 de abril de 2013 cuando ocupaba un turismo con 100 gramos de hachís y 11 gramos de cocaína. A partir de entonces, se abrió la 'Operación Chorros', a través de la cual se descubrió una red de distribución de sustancias estupefacientes al menudeo especializada, por un lado, en la cocaína y, por otro, en el hachís.

 

Como responsable de la ramificación especializada en la 'coca' figuraba un varón de origen dominicano, Engels F.A.A, vecino de Arroyo de la Encomienda, con la colaboración, siempre según la acusación pública, de los también procesados Jesús H.M, Juan Antonio V.V. y Alfredo A.S.

 

NEGOCIOS PANTALLA

 

Engels regentaba un locutorio y una peluquería, ambas en la capital, que, como así sostenía la Guardia Civil, eran negocios pantalla y utilizados para blanquear el dinero. Por su parte, de la distribución de hachís se había hecho cargo, presuntamente, Said K, de origen marroquí, vecino de Valladolid, sin trabajo conocido y actualmente en busca y captura, junto con la colaboración de Jesús Francisco C.H.

 

En calidad de intermediario de ambas ramas se sitúa a Miguel Ángel B.A, alias 'Miguel el Pintor', vecino de Valladolid, quien tendría por cometido buscar a potenciales distribuidores o 'camellos' a menor escala con el fin de mover la droga, tanto el hachís como la 'coca', entre los jóvenes y en lugares de esparcimiento de la provincia.

 

En el transcurso de las pesquisas, el día 15 de mayo de 2013 se realizó un registro en el domicilio de Engels en Arroyo, donde se ocuparon 512 gramos de cocaína, 470 gramos de sustancia de corte y 70 gramos de marihuana, junto con dos vehículos, al tiempo que se procedió a la detención de su propietario.

 

Al día siguiente se detuvo a un vecino de Peñafiel, Jesús H.M, titular del bar 'La Olma' y una vivienda anexa utilizadas, supuestamente, a la venta de drogas al por menor, proporcionadas por Engels F.A.A, mientras que el día 21 del mismo mes fue interceptado el citado Said K, en cuyo domicilio, en Valladolid capital, fueron intervenidos 42 gramos de hachís.

 

En la última fase, el 23 de mayo, la Benemérita registró un domicilio en Mojados y se detuvo a Jesús Francisco C.H, junto con distintas sustancias estupefacientes, por su supuesta implicación en esta red de distribución de drogas.