La Audiencia de Valladolid juzga al policía acusado del asesinato de la calle Nicasio Pérez

Confluencia de las calles Verbena y Nicasio Pérez, donde se produjo el asesinato.

La Audiencia de Valladolid inicia el juicio contra el Policía Nacional J.M.M.F. como presunto responsable del asesinato, el 21 de noviembre de 2011, del vecino de la capital Rufino Arnanz, que falleció a pocos metros de su casa, sita en la calle Nicasio Pérez, tras recibir dos cuchilladas.

 

La vista se prolongará, en principio hasta el miércoles, y la primera jornada estará reservada a la constitución del jurado popular y al interrogatorio del acusado, que se enfrenta a penas de entre diecinueve y veinte años de prisión, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

En concreto, el fiscal, en su escrito de calificación provisional, considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato en el que concurre la circunstancia agravante de disfraz y solicita diecinueve años de prisión, así como que el procesado indemnice a la viuda de la víctima con 50.000 euros y con otros 75.000 a cada uno de los dos hijos del matrimonio.

 

La viuda, personada en la causa como acusación particular, y por otro lado los dos hijos del fallecido, que conforman otra acusación, solicitan para el agente, destinado en Zaragoza cuando ocurrieron los hechos, una condena de veinte años por asesinato y la agravante de disfraz, a la que los vástagos de Rufino añaden también la de abuso de superioridad.

 

Los acusadores sostienen que el agente mantenía o había mantenido una relación sentimental con Blanca, esposa del fallecido, y que ante la decisión de ésta de poner fin a la relación se desplazó exprofeso el día de autos a Valladolid para, por despecho, esperar en la calle a que Rufino saliera de su domicilio para arrebatarle la vida, y todo ello después de que seis días antes ambos hubieran mantenido una discusión por teléfono.          

 

El imputado, de 54 años, fue detenido por estos hechos en Zaragoza el 28 de julio de 2012, si bien permaneció en libertad con cargos hasta el mes de septiembre del presente año por decisión del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid ante la ausencia de pruebas físicas ya que no se había encontrado el arma homicida -un cuchillo de grandes dimensiones-huellas o la riñonera de la víctima que el autor del crimen se llevó, posiblemente para simular un robo fortuito.

 

DENEGADA SU LIBERTAD PROVISIONAL

 

Sin embargo, el día 11 de septiembre de 2013 el agente fue detenido en Benavente (Zamora) e ingresado en prisión por orden del mismo juez instructor, que ha desestimado el recurso interpuesto por éste para su puesta en libertad.

 

Se da la circunstancia de que el encarcelado, días antes de su detención en septiembre, se había dirigido por escrito a varios periódicos de Valladolid para solicitar su enjuiciamiento inmediato con el fin de poder defenderse de tales acusaciones, puesto que si en un primer momento negó haber estado el día de autos en Valladolid, con posterioridad reconoció que su presencia en la capital tenía como único objetivo cortar la relación que mantenía con la esposa de Rufino, sin que en momento alguno, tal y como alega, llegara a coincidir con la víctima.