La Audiencia de Valladolid absuelve al empresario acusado de falsificar el finiquito de un trabajador

Las acusaciones pública y particular habían pedido penas de un año y un año y medio de cárcel, respectivamente.

La Audiencia de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso del representante legal de 'Construarte El Zaguán S.L', Hilario R.R, quien había sido acusado de falsificar en noviembre de 2011 el finiquito de un trabajador para que no prosperara la demanda de éste en la que reclamaba el abono de más de 3.000 euros supuestamente aún pendientes.

 

Frente a la petición de un año y un año y medio de cárcel del Ministerio Fiscal y la acusación particular, respectivamente, la Sección Segunda de lo Penal ha resuelto absolver al procesado ante la falta de pruebas que acrediten que fue el autor de la falsificación de la firma del querellante o bien que encargara la misma a un tercero, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

De hecho, el tribunal sentenciador advierte de que los peritos que emitieron la pericial califráfica sobre la firma que aparece estampada en el finiquito ya aputaron que "no resulta posible determinar la autoría de la firma sospechosa", razón fundamental que justifica el fallo absolutorio.

 

Durante el juicio, el empresario no sólo negó que falsificara el finiquito sino que mantuvo que abonó en mano al denunciante el importe adeudado antes del acto de conciliación, alegato rechazado por la abogada del extrabajador tras recordar que en la UMAC el acusado, en lugar de hacer constar ese supuesto pago, se limitó a oponerse a la reclamación por "razones que expondría en el momento procesal oportuno".

 

Por su parte, el operario reclamante, Abdellah Y, cuya vinculación laboral finalizó con 'Construarte El Zaguán' el 11 de noviembre de 2011, aseguró que no percibió cantidad alguna del finiquito y rechazó que la firma que figura en el documento aportado por su exjefe fuera la suya, extremo que corroboró la aludida prueba pericial realizada por la policía, que, sin embargo, no fue capaz de identificar la autoría de la misma.

 

La reclamación del extrabajador derivó en un juicio oral celebrado el 29 de octubre de 2013 en el Juzgado de lo Social número 2, donde el procesado, con el fin de que no prosperara la demanda del reclamente, presentó un finiquito en el que constaba que Abdellah Y. quedaba totalmente saldado y finiquitado por toda clase de conceptos y se comprometía a no reclamar cantidad alguna.

 

Sin embargo, dicho juicio quedó suspendido, a la espera de la resolución de la presente causa, al sospechar de que el finiquito había sido presuntamente falsificado por Hilario R.R, que, según entendían probado el fiscal y la acusación particular, firmó o encargó a un tercero, cuya identidad se desconoce, que firmara dicho documento imitando la rúbrica del trabajador.