Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Audiencia absuelve a la pareja acusada de traficar junto a la Comisaría de Las Eras

La Audiencia ha absuelto al matrimonio integrado por Óscar T.H. y María Isabel J.B, que fue juzgado bajo la acusación de dedicarse al tráfico de cocaína en las proximidades de la Comisaría de la Policía Nacional de Las Eras.

Aunque el Ministerio Fiscal había solicitado para cada uno de ellos cinco años de prisión, la Sección Cuarta de lo Penal ha optado por un fallo absolutorio por falta de pruebas y tras considerar que lo único que existe contra la pareja son "meras sospechas".

 

Durante el juicio, Óscar T.H, vecino de la calle Sementera, invocó su condición de industrial para justificar los ingresos familiares y, por ende, demostrar que no tenía necesidad alguna de vender droga al 'menudeo' en los alrededores de las dependencias de la Policía Nacional.

 

El ahora absuelto explicó que posee dos empresas, una relacionada con el sector de la construcción y otra fotovoltaica, y precisó que los encuentros mantenidos en los alrededores de la calle Eras con determinadas personas -la fiscal y la policía las identifican como toxicómanos a los que vendió cocaína- tenían una justificación estrictamente laboral, ya que una de ellas era un pintor que trabajaba para él y otra se dedicaba a transportarle escombros.

 

Óscar T.H. también rechazó que realizara interminables labores de contravigilancia, junto a su mujer, en los alrededores de su vivienda con el fin de detectar la presencia de la policía y mucho menos haber fotografiado con su móvil los vehículos ubicados dentro del perímetro de la Comisaría, pues, tal y como advirtió, desde su casa tiene una panorámica total de dichas instalaciones y además lleva veinte años en el barrio y conoce de vista a todos los funcionarios y su parque móvil.

 

El procesado y su pareja tuvo también una justificación para explicar el por qué de los recortes circulares de plástico que la policía halló en su domicilio y que suelen ser utilizados por los traficantes para confeccionar papelinas. "Los había hecho mi nieta porque le gusta confeccionar falditas y ropa a las muñecas Nancy con las que juega", indicó Óscar T.H, cuyas palabras fueron más tarde ratificadas por María Isabel J.B.

 

LA MARIHUANA, PARA INFUSIONES

 

En cuanto a la marihuana intervenida en su casa, el acusado sostuvo que la usaba su esposa, intervenida de un cáncer y con una incipiente osteoporosis, a fin de realizarse infusiones para calmar su dolores y poder conciliar el sueño por las noches, al tiempo que aseguró desconocer la existencia de los cuatro gramos de hachís descubiertos en un cuarto de calderas situado en el rellano de su casa.

 

El registro en el domicilio de la pareja fue negativo y la única droga intervenida por la policía en el curso de las pesquisas fue la ocupada el 17 de noviembre de 2011 al supuesto pintor que trabajaba para Óscar T.H, en concreto dos papelinas con un peso neto de 1,85 gramos de 'coca', pese a lo cual los agentes que durante dos meses participaron en las pesquisas que condujeron a su detención mantienen que el matrimonio vivía del tráfico al menudeo.

 

En este sentido, los funcionarios, a los que no consta la actividad empresarial de Óscar T.H, aseguraron haber presenciado "con total claridad y nitidez" los pases de droga realizados por el aludido los días 4, 10 y 17 de noviembre de 2011, así como haber sido testigos de cómo el procesado efectuada fotos con su móvil al interior de la comisaría y, fundamentalmente, de las contravigilancias que realizaba de forma coordinada con su mujer, en algunas ocasiones dando vueltas con el coche a su domicilio durante más de una hora seguida, pruebas todas ellas inequívocas, a su juicio, de la actividad ilícita a la que se dedicaba el matrimonio.