La 'Aspirina' podría mejorar la respuesta a la inmunoterapia en el cáncer

Comercializada por Bayer, es parte de un grupo de moléculas llamadas inhibidores de la COX, que detienen la producción de PGE2 y contribuyen a revivir el sistema inmune.

Financiado por el Cancer Research UK, el trabajo demuestra que las células de cáncer de piel, mama y colon a menudo producen grandes cantidades de prostaglandina E2 (PGE2). Esta molécula disminuye la respuesta normal del sistema inmunológico para atacar las células defectuosas, lo que ayuda a el cáncer a ocultarse, un truco que permite que el tumor crezca y puede explicar por qué algunos tratamientos de inmunoterapia no han sido tan eficaces como se esperaba.

 

La 'Aspirina', comercializada por Bayer, es parte de un grupo de moléculas llamadas inhibidores de la COX, que detienen la producción de PGE2 y contribuyen a revivir el sistema inmune. Combinando inmunoterapia con 'Aspirina' u otros inhibidores de la COX, se desaceleró considerablemente el crecimiento del cáncer de colon y de piel melanoma en ratones, en comparación con la inmunoterapia sola.

 

"Hemos aportado más información a la creciente evidencia de que algunos tipos de cáncer producen PGE2 como una forma de escapar del sistema inmune. Si se puede eliminar la capacidad de las células cancerosas de hacer PGE2, se levantaría de manera efectiva esta barrera protectora y se desataría todo el poder del sistema inmunológico", ha señalado el autor del estudio, el profesor Caetano Reis e Sousa, líder del grupo principal del Instituto Francis Crick.

 

"Dar a los pacientes inhibidores de la COX como la 'Aspirina' al mismo tiempo que la inmunoterapia potencialmente podría marcar una gran diferencia en el beneficio que se obtiene del tratamiento. El trabajo está todavía en una etapa temprana, pero podría ayudar a que la inmunoterapia del cáncer sea aún más eficaz, obteniendo resultados que cambien la vida de los pacientes", añade.

 

"PGE2 actúa en muchas células diferentes en nuestro cuerpo y este estudio sugiere que una de estas acciones es decirle a nuestro sistema inmune que ignore las células cancerosas. Una vez que las células de cáncer dejan de producirlo, el sistema inmunitario vuelve al 'modo de matar' y ataca al tumor", ha señalado el profesor Peter Johnson, director médico de Cancer Research UK.

 

"Esta investigación se llevó a cabo en ratones, por lo que todavía hay mucho camino por recorrer antes de que podamos ver a los pacientes recibir inhibidores de la COX como parte de su tratamiento. Pero es un hallazgo emocionante que podría ofrecer una forma sencilla de mejorar dramáticamente la respuesta al tratamiento en una gama de tipos de cáncer", concluye.