La Asociación de Víctimas de Agresiones Sexuales pide el tercer grado para Nerea González

Esta mujer de Valladolid ingresó en prisión por quebrantar una orden de alejamiento en el año 2011. Superado un episodio de malos tratos con su ex pareja, consiguió rehacer su vida y tiene dos hijos. 

ADAVASYMT (Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos) se ha unido a la denominada Plataforma de Apoyo a la vallisoletana Nerea González, para solicitar la concesión del tercer grado en su condena que ahora mismo la tiene ingresada en la prisión de Villanubla.

 

"Tras superar una situación de malos tratos, de la mejor manera que pudo, y rehacer su vida, después de varios años la justicia ordenó su ingreso en prisión el pasado mes de enero", dice la esta Asociación en un escrito en el que pide que se tengan en cuenta todas las situaciones. 

 

"Es de justicia cumplir las condenas pero sin olvidar que se aplican sobre personas y cuando la sanción retrasa su cumplimiento en el tiempo existe el riesgo de que los culpables se conviertan en víctimas. Nerea ha rehecho su vida, formó una familia, tiene dos hijos, uno de ellos aún bebé, no es peligrosa ni existe riesgo de que vuelva a delinquir, y sus hijos la necesitan", añade la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos tratos.

 

Por razones "estrictamente humanitarias" se unen a la petición de una alicación del tercer grado penitenciario entendiendo que Nerea "cumple sobradamente" lo que establece  el Reglamente Penitenciario "y su condición de madre es absolutamente incompatible con su permanencia en prisión".

 

"La condena a una pena de prisión en la que no se respetan sus derechos como madre, ni se atiende a las necesidades de unos menores incumple la función que debe tener toda sanción que es la de corregir y rehabilitar y dejan a esta familia en situación de maltrato, esta vez institucional".

 

La Asociación apoya la petición de concesión del que tercer grado para que Nerea acabe de  cumplir su condena fuera de la prisión, "permitiéndola seguir cuidando a sus hijos  y rehaciendo su vida".