La Asociación de la Escuela de Música considera que este curso será "una academia en un local público"

El presidente de la Asociación de Alumnos, Madres y Padres (Aampa) de la Escuela de Música de Valladolid, Mariano López, ha considerado este jueves que el centro funcionará durante el próximo curso, tras la adjudicación a la cooperativa In-Pulso, como "una academia privada en un local público".

López ha reprochado que, pese a que en la presentación del nuevo proyecto de la Escuela el alcalde, Francisco Javier León de la Riva, y la concejal de Atención y Participación Ciudadana, Domi Fernández, han asegurado que para la elaboración del Plan Formativo se ha contado con aportaciones de "asociaciones relacionadas con la música", con el Aampa "no se han querido reunir en todo el verano".

 

López ha añadido que por ahora tampoco se ha puesto nadie en contacto con la Asociación para explicar el proyecto de la nueva empresa adjudicataria, pero el hecho de que se vaya a financiar "exclusivamente con el dinero que paguen los padres y alumnos" le lleva a interpretar que funcionará como "una academia privada", pues no se podrá garantizar una continuidad de la formación musical durante varios años como ocurre en "cualquier escuela municipal".

 

En este sentido, ha aseverado que cuando la Asociación conozca con más detalle el plan formativo, informará a los miembros de que el centro "no será una escuela, sino una academia. En este sentido, ha aventurado que, al no conocer "qué oferta la empresa, ni horarios, ni instrumentos", se organizarán cursos de una modalidad un año si hay un número suficiente de alumnos, pero si al siguiente año no hay tantos "y no resulta rentable, no lo habrá".

 

El representante de alumnos, padres y profesores ha insistido en que las escuelas de música deben regirse por una normativa y contar con "un programa a largo plazo", pero ha añadido que en una reunión el alcalde le aseguró que "no quería estar sujeto a leyes ni normas", por lo que cree que "lo que quiere tener es una academia". En todo caso, ha reclamado al equipo de Gobierno que "diga a la opinión pública que no quiere una escuela de música".

 

Mariano López ha matizado que confía en la profesionalidad de los nuevos docentes, pero ha reiterado que la nueva empresa deberá regirse por la rentabilidad. "Si no se cubre su objetivo, quitarán instrumentos u horas de clase", ha advertido.

 

LOS ANTIGUOS ALUMNOS, EN OTROS CENTROS

 

Por otra parte, ha citado las dificultades que podría tener In-Pulso para encontrar alumnos para la escuela, pues ha mostrado su seguridad de que "casi el 100 por ciento de la gente que estuvo matriculada en los dos últimos cursos" no va a seguir a partir del 1 de octubre.

 

En primer lugar, ha recordado que los profesores que tuvieron que dejar el centro antes del inicio del curso 2012/2013 como consecuencia del recorte en la aportación municipal, crearon la Escuela Musical La Enseñanza, a la que se llevaron "casi la mitad de los alumnos" que había hace dos años.

 

Asimismo, ha señalado que la gran mayoría de los alumnos que continuaron el pasado curso, concluido de forma prematura a finales de marzo como consecuencia de la renuncia de la adjudicataria, se puso en contacto con un centro ubicado en el barrio de La Victoria para continuar allí su formación.

 

Por último, ha recordado que, ese cierre temporal de la Escuela sin que hubiera finalizado el pasado curso conllevó la devolución de la parte proporcional de las cantidades que habían abonado ya los alumnos, lo que el Ayuntamiento ha efectuado para aquellos que lo solicitaron. Sin embargo, ha matizado que la Asociación reclamó también la devolución del pago de matriculación que se hacía a principios del curso, algo que rechazó el equipo de Gobierno.