La Asociación de Hoteleros de Valladolid prevé "bajas ocupaciones” en un agosto sin eventos

Hotel La Vega en Valladolid. TRIBUNA

El presidente, Francisco de Frutos, afirma que junio ha sido “peor de lo que se esperaba” y que julio “ha repuntado un poco”, aunque cree que se ha mejorado respecto al año pasado.

Los meses de verano se tratan de una auténtica montaña rusa para el sector hotelero en todo el país, situación a la que no es ajena Valladolid. Gente que viene y va, que ocupa habitaciones... o por el contrario, que no lo hace. Desde la Asociación de Hoteleros de la provincia las sensaciones son chocantes entre sí, pues si bien hay una ligera mejoría respecto al año pasado, no está siendo ni mucho menos el mejor de todos.

 

“El mes de junio ha sido inferior de lo que se preveía. Veníamos de un mes de mayo bastante bueno y junio ha sido más flojo”, comienza Francisco de Frutos, presidente del organismo. “En julio estos primeros veinte días han sido regulares tirando a buenos, pero desgraciadamente desde este lunes 21 la ocupación ha caído en picado, a razón de la ausencia del turista de negocios, la caída del turismo de interior y la tendencia a irse a zonas vacacionales”, continúa, haciendo un análisis de contexto.

 

“Por desgracia, esto hace que Valladolid ahora mismo sea solo una zona de paso, insuficiente para cubrir toda la capacidad hotelera que tenemos”. El irregular tiempo que ha sufrido la provincia desde la entrada del verano no ha ayudado precisamente a un sector que lucha por recuperarse.

 

“En cuanto a agosto, tenemos algo más de incertidumbre. Realmente pinta con muchas dudas, vamos a evaluar a ver si la tendencia cambia y conseguimos que Valladolid consiga despuntar turísticamente. Está complicado porque a nivel nacional la cosa sigue tocada”.

 

EVENTOS “PREFABRICADOS”

 

Hete aquí que para el presidente de los hoteleros, la clave para agosto y la ocupación en Valladolid reside en la cantidad de eventos extraordinarios que pueda tener la ciudad. En julio ha habido varios de temática deportiva como el Campeonato Nacional de Gimnasia Rítmica, el Juvenil de Atletismo o el Trofeo K-4 Ciudad de Valladolid, pero en agosto el panorama es otro.

 

“Obviamente, estamos bastante preocupados. Nosotros trabajamos por eventos y desde ahora hasta las fiestas de Valladolid prácticamente no hay ninguno. Se prevén fechas de ocupación flojas. Nos dejamos llevar por la inercia y eso es algo complicado”, continúa De Frutos.

 

En todo caso, hay razones para ver la botella medio llena, aunque sean pocas. “Si nos fijamos en la crisis, podríamos decir que hay una ligera mejoría en cuanto a años anteriores. El pasado fue históricamente muy flojo, de los peores que recordamos, así que esta vez notamos una muy, muy, muy leve mejoría”, incide.

 

Y como tal, semejantes opciones deben ser suficientes para pensar que el sector hotelero puede seguir mejorando. “Debemos ser positivos y optimistas sin dar la espalda a la realidad. Valladolid es una plaza que se mueve bien con eventos y por tanto tenemos la obligación de prefabricar estos eventos entre todos. De lo contrario no saldremos de la crisis y dependeremos de la inercia”. La conclusión es clara. Agosto se plantea duro, pero al menos se puede hablar de mejoría, y esta, a ojos de los hoteleros, pasa por mayor eventos que den alegría a la ciudad.

Noticias relacionadas