La Asociación de Hostelería denuncia competencia desleal en el sector de alojamientos

Asegura que colegios mayores, residencias universitarias y acuartelamientos militares ofrecen hospedaje sin estar autorizado. Uno de los aludidos, el cuartel de San Isidro, defiende su actuación "totalmente altruista" con un equipo infantil de rugby de Madrid. 

Al enfado de la Asociación de Hostelería de Valladolid le faltan detalles. Este lunes lanzó una misiva para denunciar competencia desleal en el sector del hospedaje. Alude a colegios mayores, residencias universitarias, casas particulares o incluso acuartelamientos militares que han venido ofreciendo servicios de alojamiento "sin estar autorizados para ese uso, a colectivos ajenos a su ámbito y sin ningún tipo de control sobre la actividad que ejerce en cuanto a medidas de seguridad necesarias".

 

El presidente de la Asociación, Jaime Fernández, afirma que extenderán la queja a las administraciones "y en función de su respuesta actuaremos en consecuencia". La asociación a la que representa está dispuesta a denunciar a todos aquellas instituciones que realicen estas prácticas sin estar autorizadas para ello. "Exigimos rigor en los requisitos y licencias", añade su presidente.

 

En las últimas semanas, Valladolid ha acogido diferentes eventos deportivos con numerosa presencia de grupos, clubes o colegios que han buscado alternativas más económicas que la oferta de hoteles de la ciudad según la denuncia de la Asociación de Hostelería. Uno de los aludidos, sin nombrarlo en su denuncia pública pero conocido en el ambiente deportivo, ha sido el acuartelamiento de San Isidro. En su caso, la Asociación estimó un alojamiento de 150 personas que el propio cuartel se ha encargado de desmentir.

 

"Acogimos a un equipo de niños de rugby de Madrid. Creo que eran 28 chicos más un monitor y un padre. Se trata de una acción de cooperación e imagen del Ejército y no se cobra nada por el alojamiento. La cena del sábado y el desayuno del día siguiente se la pagaron a la empresa de catering que trabaja de manera externa", aclara el portavoz de comunicación del Ejército, Ricardo Langarela. "Los chicos durmieron en las literas de las naves habilitadas. Llegaron el sábado después de comer y se marcharon el domingo tras el desayuno".

 

Las quejas de la Asociación de Hostelería se encaminan más hacia las residencias de estudiantes cuya función no puede extralimitarse del alojamiento estudiantil pero que también  se ofertan junto a hoteles como alternativa de hospedaje. El último campeonato de España de gimnasia rítmica celebrado en Valladolid ha sido un buen ejemplo que justifica, esta vez sí, las protestas y amenazas de demanda de los profesionales del sector.