La Asociación Contra la Violencia de Género de Valladolid atiende 158 casos en lo que va de año

Manifestación contra la violencia de género en Fuente Dorada, en Valladolid, hace unos meses. JUAN POSTIGO

Todos ellos han recibido “asistencia psicológica, jurídica y/o social”, explican desde la organización, que hace un llamamiento al Gobierno para que ponga más medios.

Por muchos años que pasen, por muchas medidas que intenten tomarse en su contra, todo movimiento sigue quedándose corto en la lucha contra la violencia de género. Y si no que se lo digan a la Asociación de Asistencia a Victimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid –ADAVASYMT-, que ha denunciado públicamente que en lo que va de año, ni siquiera ocho meses trascurridos, ya ha tenido que atender hasta 158 casos de este tipo de violencia.

 

“Todos estos casos son la expresión más dura de la violencia de género, pero día a día nos encontramos con otro gran número de mujeres que sufren violencia machista y a las cuales hay que ayudar para evitar que su situación se agrave”, han explicado desde ADAVASYMT en un comunicado.

 

Precisamente estos días mucho se ha debatido en el Parlamento sobre esta lacra, ya que en los Presupuestos Generales del Estado que se hicieron públicos hace unas semanas el Gobierno ha decidido dar un impulso a esta partida, aunque a costa de recortar en igualdad, un detalle que no ha terminado de gustar.

 

“Una vez más hacemos un llamamiento al Gobierno para que ponga los recursos efectivos a disposición de las víctimas, ya que sin estos recursos la denuncia no supone una salida real para ellas”, continúa el escrito de ADAVASYMT, en el que se explica que la ayuda para estas 158 personas de Valladolid consiste en “asistencia psicológica, jurídica y/o social”.

 

De esta manera, el comunicado concluye de una manera contundente, una vez más en referencia al Gobierno. “Es necesaria la formación y sensibilización de toda la sociedad (...). Esto conlleva una mayor inversión económica para ejecutar el apartado anterior y conseguir la atención social que las víctimas requieren”. Queda patente que la violencia de género, por desgracia, sigue siendo una realidad en España y, por ende, en Valladolid.