La Asamblea de Mujeres de Valladolid protesta contra De la Riva en el pregón de Fiestas a huevazo limpio

La Asamblea de Mujeres de Valladolid encabezó la protesta contra De la Riva durante el pregón. JUAN POSTIGO

El alcalde, que no se asomó al balcón del Ayuntamiento ni dijo una sola palabra, fue el objetivo de varios huevos que no le alcanzaron, pero sí a otras personas que se encontraban a su alrededor.

Lo habían avisado, y cumplieron su palabra. La Asamblea de Mujeres de Valladolid hizo acto de presencia en el pregón de las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo en la Plaza Mayor para protestar y pedir la dimisión del alcalde, algo que el propio Javier León de la Riva calificaría después como "una falta de respeto" hacia el grupo de 'La Carraca', los encargados del discurso.

 

Desde el primer momento ya se dejaron ver varios carteles en los que se calificaba al primer edil de 'homófobo'. "Alcalde machista, fuera de mi vista" o un "Alcalde dimisión" fueron las dos estrellas de las quejas, justo enfrente del Consistorio. A la vez que los pregoneros iniciaban su labor, también arrancaron los cánticos y los silbidos contra De la Riva.

 

En estas que el discurso llevaba ya unos minutos, cuando se pudo ver uno de los primeros proyectiles desde la zona baja hasta el balcón del Ayuntamiento. Al menos cuatro huevos darían a diferentes objetivos, ninguno de ellos el esperado. Las ventanas y algún invitado fueron las víctimas. Finalmente, el acto concluyó sin males mayores, de manera que el grupo de la Asamblea de Mujeres terminó por disolverse.

 

 

"Lo lamento sobre todo por los pequeños y los pregoneros, es una falta de respeto. Que pidan la dimisión del alcalde es un ejercicio de democracia, pero sinceramente creo que hay momentos en los que no es lo que toca, y este era uno de ellos", explicaría el edil con tranquilidad, recién concluido el pregón.

 

Ante la pregunta de si había sido uno de sus inicios de Fiestas más desagradables, De la Riva se mostró claro. "Diría que no, ha habido otros años en los que hubo auténticas lluvias de huevos y para mí ha sido muy cómodo porque era de gente vinculada al mundo infantil y, por cierto, no son precisamente de derechas. Nadie podrá decir que he buscado pregoneros afines políticamente".

 

"El pregón es el momento de ensalzar a gente que ha alardeado y presumido de Valladolid por el mundo, de manera que se les hace un reconocimiento", concluyó.