La Asamblea Ciclista pide al Ayuntamiento unir tramos de carril de la Avenida Palencia y Paseo del Cauce

Reparto de fruta y fomento del uso de la bicicleta entre las acciones que se llevarán a cabo

También se ha solicitado la creación de los llamados carriles 30 en los que convivan bicis y vehículos. Ambas partes ya se han reunido y la predisposición es “buena”.

El recientemente nombrado alcalde de Valladolid, Óscar Puente, sale de su casa a primera hora de la mañana con intención de llegar al Ayuntamiento de manera puntual. Ni corto ni perezoso, y pese a lo temprano y a que se encuentra en traje, no duda en sacar la bicicleta de su residencia en el Paseo de Zorrilla. Comienza entonces un recorrido de poco más de dos kilómetros a lomos de su compañera de dos ruedas hasta llegar a su despacho, un ritual que ya hacía desde antes de tomar el bastón de mando el pasado 13 de junio. Por eso precisamente su llegada a la Alcaldía supuso una mayor alegría para la Asamblea Ciclista de Valladolid.

 

“Con el nuevo equipo de Gobierno se está tratando más el tema de la movilidad, tanto la general como la del ciclista”, explica Manuel Ortiz, presidente de la nombrada Asamblea. Efectivamente, el pasado 14 de julio tuvo lugar la primera reunión del organismo defensor de la bicicleta con representantes de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, solo el comienzo de lo que se espera sea una próspera relación.

 

“Desde que PSOE e Izquierda Unida [ahora Valladolid Toma la Palabra] estaban en la oposición siempre hubo comunicación con ellos”, sigue Ortiz. “Lógicamente ahora que están en el equipo de Gobierno hay más sintonía. Se puede decir que ellos piensan con la mentalidad ciclista”.

 

¿Pero qué se trató en dicha reunión? ¿Qué se pretende hacer para mejorar y promover el uso de la bicicleta? “Principalmente hemos pedido unir tramos de carril bici que están colgando, que nunca se han terminado de conectar. Creemos que empezar a tejer esa pequeña red sería beneficioso para la ciudad”. Concretamente, la zona que estaría más ‘coja’ sería la norte, de manera que la Asamblea Ciclista ha solicitado especial atención a la unión de los tramos más cercanos a la Avenida Palencia y al Paseo del Cauce.

 

“Toda esa parte está sin terminar del todo”, incide Ortiz, antes de hacer saltar a la palestra otro tema por ahora inexistente como tal en Valladolid. “Además habría que crear calles y carriles 30, algo que sería genial para nuestra movilidad”. Estas vías suponen la total convivencia entre vehículos y ciclistas a un máximo de 30 kilómetros por hora, donde el vehículo debe guardar una distancia de seguridad trasera de cinco metros con la bici y debe moverse al carril izquierdo para adelantar. Un método usado en varias ciudades españolas como Madrid, si bien allí se critica cierta inseguridad si el conductor no respeta al ciclista.

 

NUEVA ORDENANZA CICLISTA

 

Por supuesto, desde la Asamblea Ciclista también se tiene en el punto de mira la nueva Ordenanza que entró hace ya tres meses en vigor en Valladolid. “Esa ordenanza se hizo con el Gobierno anterior y se puede mejorar, está clarísimo”, sigue el presidente de ASCIVA. “En primer lugar se debería mejorar la difusión, ya que ni los ciclistas ni mucho menos los peatones conocen los derechos que tienen. Por ejemplo, un detalle menor pero significativo es que con ella no se permiten remolques para niños, cuando en otras ciudades con ciertas medidas de seguridad sí se puede. No tiene mucho sentido”.

 

En todo caso, la Asamblea Ciclista mira al futuro con optimismo, ya que todo hace indicar que esperan tiempos mejores para la bicicleta en Valladolid. “Ahora se trata de seguir con comunicación abierta y conseguir que las bicis estén mejor posicionadas en las calles”. El comienzo, al menos, ya parece marchar sobre ruedas.