La Asamblea Ciclista de Valladolid renueva su listado de puntos negros en la ciudad

El cruce de la calle Daniel del Olmo con el Paseo Zorrilla es uno de los puntos negros que denuncia la Asamblea Ciclista. TRIBUNA

El colectivo elabora de manera continua un registro de lugares que considera peligrosos, de manera que en la actualidad está realizando una consulta para añadir nuevos sitios.

Ir en bicicleta a veces puede ser misión imposible, pese a que parece que poco a poco la cultura ciclista va implantándose en Valladolid. Que se lo digan a la propia Asamblea Ciclista de la ciudad, que en más de una ocasión, y aprovechando las redes sociales, sigue reivindicando día tras día los derechos que debería tener todo conductor de estos vehículos de dos ruedas. Por eso, y con el objetivo tanto de concienciar como de alertar, el colectivo se encuentra ahora moviendo en Facebook una iniciativa que ya comenzó hace tiempo pero que quiere renovar, que no es otra que un listado de puntos negros en Valladolid para el ciclista.

 

La propia Dirección General de Tráfico deja bien clara la definición de punto negro; tramo en el que se concentran gran cantidad de accidentes a lo largo de un año. Y por ello, qué mejor manera que usar las tan prolíficas redes sociales para intentar echar un cable al compañero desprevenido. A fecha de este sábado estaban registrados nada más y nada menos que diez de estos puntos, a la espera de que algún otro ciclista –cualquier participante de la Asamblea puede hacer su aportación- incremente el listado.

 

Así, uno de los lugares más peligrosos es el cruce de la calle Puente Colgante con Gabilondo, según uno de los usuarios. “Tienes que ir por el carril de la izquierda, imposible cruzar a él si vas por el de la derecha. Los coches cogen velocidad, puedes tener a tu derecha el bus urbano, pueden salir autobuses de la estación que cruzan la vía y tienes que parar en el stop porque en dirección contraría el semáforo está abierto para los vehículos”, asegura, acompañando el texto de una foto del lugar que demuestra lo comprometido que es dicho espacio para un ciclista cualquiera.

 

Otro caso, el cruce de la calle Daniel del Olmo con el Paseo Zorrilla, justo enfrente del Laboratorio de las Artes de Valladolid, un auténtico “caos”. “Se trata de un inmenso espacio donde las líneas de separación de los carriles desaparecen. No hay un espacio delimitado para los coches y, mucho menos, para las bicis. Se pasa de carriles lentos como el lateral de los jardines de la Rubia, a carriles anchos y rápidos, en cruces amplios donde las sincronizaciones semafóricas no benefician a la bicicleta”, dice otro usuario ciclista en Facebook.

 

Y no son los únicos, claro. También saltan a la palestra puntos negros como el de la calle Recondo donde “el tramo en dirección a la estación de trenes el carril pasa de tener muchísima anchura a ser muy estrecho en la misma  curva”, la Avenida José Luis Arrese donde frente a la Cúpula del Milenio un bolardo se encuentra en mitad del carril bici o, algo más alejado del centro, la calle Argentina, espacio en el que el carril está en un “estado lamentable y penoso”.

 

Así las cosas, y como comenta algún usuario ciclista en el Facebook de la Asociación, la intención pasa por trasladar el listado de puntos fatídicos al nuevo alcalde, Óscar Puente, o al concejal de Movilidad, Luis Vélez. Lo cierto es que el hecho de que el primer edil sea usuario habitual de este vehículo arroja un nuevo escenario sobre Valladolid, con lo cual desde la Asamblea se muestran positivos para que atiendan sus reivindicaciones.

 

El listado completo de puntos negros se puede consultar en el siguiente enlace.