Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La aparición de nuevos biomarcadores permitirá reducir los costes de la artrosis

Científico, laboratorio, microscopio
En los próximos años se prevé un aumento de la artrosis como consecuencia del progresivo envejecimiento de la población. Sin embargo, el avance hacia la medicina personalizada puede ayudar a que esta mayor prevalencia no conlleve un incremento del gasto destinado a tratar estas dolencias, ya que el hallazgo de nuevos biomarcadores permitirá ajustar los tratamientos y reducir los efectos secundarios asociados.


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)



Actualmente esta patología es la enfermedad articular más frecuente en España, donde hay más de 7 millones de afectados, y el coste de la misma es de unos 4.700 millones de euros anuales. El problema es que las previsiones de futuro no son muy halagüeñas, ya que en los próximos años podrían incluso duplicarse el número de pacientes.

La ventaja, según ha explicado a Europa Press el investigador Yves Henrotin, de la Unidad de Investigación de Hueso y Cartílago de la Universidad de Lieja (Bélgica), es que "hay una multitud de anomalías genéticas asociadas con la enfermedad" y en este campo "se ha avanzado mucho".

El mayor componente genético se da en la artrosis que afecta a las articulaciones de las manos, que afecta al 15 por ciento de la población y es más frecuente entre las mujeres.

"Actualmente la investigación en artrosis se centra en el análisis de aquellos genes cuya alteración puede asociarse con la incidencia o progresión de la enfermedad", ha explicado este experto.

Por el momento, explica Henrotin, la investigación en el campo del diagnóstico no está muy desarrollada y todavía "no es posible describir el perfil genético de los pacientes que tienen más riesgo de desarrollar esta enfermedad".

Por contra, sí está más avanzada la identificación de biomarcadores que pueden ayudar a predecir la respuesta de los pacientes a determinados tratamientos.

De hecho, una 'spin-off' de la Universidad en que trabaja este experto está desarrollado, junto a la farmacéutica española Bioibérica, un nuevo algoritmo que permite monitorizar la actividad de la artrosis a partir de un biomarcador de inflamación de la articulación.

ESPAÑA Y BÉLGICA CAMINAN JUNTOS HACIA LA MEDICINA PERSONALIZADA

Dicho algoritmo, que mide los niveles de varios tipos de colágeno a través de un sencillo análisis de orina es, como reconoce este experto, "un paso más hacia la medicina personalizada".

"Este nuevo abordaje y otros evitarán una administración generalizada de los tratamientos y, por tanto, reducirá la aparición de efectos secundarios en quienes no vayan a responder bien", asegura Henrotin, quien reconoce que esto conllevará enormes beneficios para los profesionales sanitarios, ya que "podrán elegir para cada paciente el tratamiento que puede resultar más eficaz".

Aunque estos tratamientos tan selectivos para la artrosis no están todavía disponibles en la práctica clínica, podrían ser una realidad en los próximos años. "Los avances en este área son inminentes", avisa.

Además, su aparición también puede tener enormes beneficios económicos, algo que para este experto es importante dada la actual coyuntura económica. "Los biomarcadores permitirán identificar el mejor tratamiento en cada caso, reducirán los efectos secundarios, nos permitirán anticiparnos a los cambios metabólicos y, todo ello, también tendrá beneficios económicos", ha concluido.