La anfitriona Francia cumple como primera de grupo

El punto lograda ante Francia también le vale a Suiza para pasar a octavos de final como segunda de grupo.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

SUIZA: Sommer; Lichtsteiner, Schär, Djourou, Rodríguez; Behrami, Xhaka, Shaqiri (Fernandes, min. 79), Mehmedi (Lang, min. 86), Dzemaili; Embolo (Seferovic, min. 74).

 

FRANCIA: Lloris; Sagna, Rami, Koscielny, Evra; Cabaye, Sissoko, Pogba; Griezmann (Matuidi, min. 77), Coman (Payet, min. 63), Gignac.

 

ÁRBITRO: Damir Skomina (SLV). Amonestó a Rami (min.25) y Koscielny (min. 83) por parte de Francia.

 

ESTADIO: Pierre Mauroy - Lille Métropole, Lille.

Las selecciones de Francia y Suiza empataron (0-0) este domingo en el último encuentro de la fase de grupos, en el que el punto conseguido contentó a ambos, clasificados como primero y segundo respectivamente para los octavos de final de la Eurocopa.

El duelo, que alternó momentos de locura futbolística con otros de letargo, siempre tuvo un claro color francés que no consiguió materializarse. El travesaño, en tres ocasiones, y el guardameta Sommer evitaron el pleno local en esta primera fase en el Grupo A.

Paul Pogba, en el comienzo, y Moussa Sissoko, en el tramo intermedio, encabezaron a un conjunto galo que no logró conectar con claridad con sus puntas. Deschamps rotó, alineando algunos de los menos habituales, aunque acabó encomendándose a un Payet que estuvo muy cerca de volver a ser el héroe.

En una primera parte vibrante y llena de emoción, los suizos comenzaron apretando y amenazando el arco de Lloris. El control brillaba por su ausencia y las ocasiones se sucedían para ambos bandos, generando un correcalles en el que podía llegar el gol para cualquiera, aunque a Francia se le intuía mayor peligro.

El central helvético Fabian Schär fue el primero en avisar, en un córner que a punto estuvo de meter Pogba en su propia portería. Precisamente el centrocampista galo fue el más brillante en el arranque. El de la Juventus, con el encuentro abierto, aprovechó su potencia y su golpeo para rozar uno de los goles del campeonato, pero su zurdazo lejano se estrelló en el larguero. Antes, ya había provocado problemas serios para Sommer en dos ocasiones, disipando las dudas generadas sus dos primeros encuentros de Eurocopa.

En la segunda mitad, el ritmo decayó y, aunque ambos equipos siguieron buscando el gol, trataron de proteger un empate que valía a ambos, independientemente del resultado del otro encuentro del grupo. Sin embargo, los laterales suizos seguían proyectándose en ataque y ese espacio lo utilizó Sissoko para generar peligro.

El centrocampista tomó el relevo de un Pogba diluido y asistió al recién ingresado Payet para que rozara su tercer tanto en tres partidos, con un gran remate que repelió el larguero, a falta de un cuarto de hora.

Los de Vladimir Petkovic, a pesar de los cambios, no lograron inquietar a un Lloris que se convirtió en el francés con más partidos como capitán de la selección (54), igualando a su propio entrenador, Deschamps. Con el paso de los minutos, el entrenador fue reforzando el sistema defensivo, dando por bueno el punto.