Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Alianza UPA-COAG denuncia la situación límite de los ganaderos de la región por los ataques de lobos

Esta organización advierte a la Junta que emprenderan nuevas medidas legales si sigue incumpliendo, "como lo está haciendo a día de hoy",  la sentencia del Tribunal Supremo del pasado mes de marzo que le obliga a indemnizar los daños al sur del Duero.

La Alianza UPA-COAG denuncia públicamente" la enorme presión que están sufriendo los ganaderos de Castilla y León desde primeros de octubre, coincidiendo con el fin del verano, en la que los ataques de lobos por todo el territorio regional están multiplicándose y son especialmente virulentos.

 

El último ejemplo lo hemos tenido en la localidad leonesa de La Riera, donde una numerosa manada de lobos ha acabado con siete ovejas en una instalación ganadera incluso cercada, a apenas 20 metros del centro del pueblo.

 

También en la provincia de Ávila son casi diarios los ataques de los cánidos en las dos últimas semanas, situando a los ganaderos en una situación de absoluta indefensión al comprobar que la población de este depredador se está extendiendo de forma incontrolada.

 

En este sentido, la proliferación de lobos en nuestra comunidad autónoma es tal que su población ha llegado a zonas tan sorprendentes como Tierra de Campos, o ha traspasado ya la sierra de Madrid, y se extiende geográficamente hablando por otras zonas de la península.  

 

Mientras los productores sufren esta presión en forma de plaga, la Junta de Castilla y León, a día de hoy, sigue incumpliendo la sentencia firme del Tribunal Supremo del pasado mes de marzo y ganada por La Alianza UPA-COAG en la que se obliga al Gobierno a indemnizar los daños vía patrimonial al sur del Duero".

 

Tras más de seis meses publicada la mencionada sentencia, según la Alianza UPA-COAG, "la Consejería de Medio Ambiente sigue sin abonar ni un solo expediente de denuncia", por lo que esta organización no descarta recurrir a la vía judicial para solicitar que el pago se haga con carácter de urgencia y no se retrase tanto en el tiempo hasta el punto de dejar absolutamente indefensos a los ganaderos afectados.