La alergia ocular y seis consejos para intentar aliviar sus consecuencias

Alergia ocular

La primavera, el buen tiempo y la polinización aumentan las alergias entre la población y, según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), este año se prevé que afecten al 30 por ciento de los españoles.

Una de las más comunes es la alergia ocular, la cual provoca síntomas como enrojecimiento de ojos, hinchazón, ardor, lagrimeo, vista borrosa o sensibilidad a la luz. Además, en algunas ocasiones puede venir acompañada de congestión nasal, estornudos o, incluso, dolor de cabeza, de garganta o tos.

 

Las plantas que más problemas generan a los alérgicos en España son las gramíneas, el olivo, ciprés, salsola, el plátano de sombra y la parietaria. En este sentido, según los expertos, el mejor modo de prevenir los síntomas de la conjuntivitis alérgica es minimizar o evitar el contacto con la fuente de la alergia.

 

Por ello, y con el objetivo de reducir y aliviar la alergia ocular se ofrecen una serie de consejos para mejorar la calidad de vida de los afectados por esta dolencia:

 

1. Determinar el tipo de alergia. Se debe acudir al alergólogo y al oftalmólogo para determinar el alérgeno y el tratamiento determinado. Saber la causa de la alergia es fundamental para afrontarla con precisión y de forma efectiva.

 

2. Minimizar el contacto. Una vez que se conoce el causante de la alergia es conveniente reducir el contacto o evitarlo, en la medida de lo posible. Lo más recomendable es permanecer en lugares cerrados.

 

3. Mantener las ventanas cerradas, tanto en el coche como en el hogar. En los coches, además es conveniente mantener limpios o renovar los filtros de aire.

 

4. Utilizar gafas de sol grandes y envolventes. Estas alejarán el polen de los ojos y además evitarán el paso de la luz que puede molestar a aquellos que padecen conjuntivitis alérgica.

 

5. Lavar las manos frecuentemente. El agua y jabón serán el aliado ideal para los que sufran conjuntivitis alérgica. Lavarse con frecuencia las manos para evitar el contacto con los ojos de la fuente de alergia cuando se cambie de ambiente es fundamental.

 

6. Reducir las actividades al aire libre. Sobre todo en las franjas de máxima concentración de polen, primera hora de la mañana o última de la tarde.

 

7. Lavados con suero fisiológico o lágrimas artificiales. Su uso puede mitigar temporalmente las alergias ya que ayudan a mantener el ojo limpio de alérgenos, alivian la irritación y la sequedad ocular. Realizar lavados con suero fisiológico o lágrimas artificiales además de mantener la superficie ocular limpia reduce el tiempo de contacto.

 

8. Ducharse por la tarde. Utilizar cosméticos, jabones o champús hipoalergénicos reducirán el contacto con los agentes alérgenos, además lavarse el pelo o ducharse por la tardes después de todo el día expuesto aumentará la eficacia a la hora de eliminar el polen u otros alérgenos.

 

9. Antihistamínicos. Existen descongestionantes oculares que llevan incorporado antihistamínicos que ayudan a reducir el comezón de los ojos; pero su utilización se debe limitar (según prescripción médica), ya que su uso prolongado puede incrementar los síntomas de irritación.

 

10. Corticosteroides en casos graves. Para aquellos cuyo cuadro médico es más severo, las gotas de esteroides pueden ayudar a minimizar la sensación de comezón, enrojecimiento e hinchazón. En este caso deben emplearse "siempre" con prescripción médica.