La AECC pide a los contribuyentes que marquen la casilla de fines sociales en su declaración de IRPF

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) impulsará en Castilla y León la campaña 'X Solidaria' para pedir a los contribuyentes que en su declaración de IRPF marquen, al menos, la casilla de "fines sociales" para destinar un 0,7 por ciento a organizaciones dedicadas a estas labores, algo que han recordado que es compatible y complementario con destinarlo a la Iglesia Católica.
 

El presidente de la AECC en Valladolid, Francisco Javier Arroyo, ha presentado esta campaña en compañía de la gerente de la Asociación, Luisa Lobete, y María Asunción Díaz de Isla, una beneficiaria de un programa de respiro en el medio rural.

 

Arroyo ha explicado que es posible que la gente no tenga suficiente información sobre la forma en que puede contribuir con sus impuestos al sostenimiento de estas organizaciones que se dedican a fines sociales, sin que esto suponga variación alguna en su declaración de IRPF, lo que tendrá que pagar o la cuantía que se le vaya a devolver.

 

El presidente de la AECC, quien destacado la importancia de estos fondos y cómo repercuten en la sociedad, ha animado a marcar esta casilla, así como la de la Iglesia, ya que el destino de estas contribuciones es "sumatorio" y se daría un 0,7 por ciento a cada una de estas cuestiones, es decir, un 1,4 por ciento.

 

Todo ello "sin que le suponga un céntimo al contribuyente", ha señalado Arroyo, quien ha incidido en que más de 425 asociaciones y organizaciones se dedican a ayudar, prestar servicio o hacer la vida mejor a quienes lo necesitan, siempre bajo un control "riguroso" del Gobierno, que es el que con todos los fondos recaudados reparte los fondos a los programas que opten a ellos.

 

En este sentido, ha asegurado que nunca se destina este dinero al mantenimiento de estas organizaciones, sino a programas concretos y ha insistido en el control gubernamental en un momento en el que "con la que está cayendo" hay que ser cada vez más "exigente" y "transparente".

 

MEJORAR LA ACCIÓN SOCIAL

 

Arroyo ha insistido en que si hay mucha gente que no marca las dos casillas es porque no tiene suficiente información y si lo hace incrementará el resultado de la acción social sobre ciudadanos que "cada vez son más" los que lo necesitan. En total, el pasado año se recaudaron gracias a la casilla "fines sociales" 260 millones de euros y aunque "no está mal" quieren doblar esta cantidad para llegar a más de seis millones de personas que se atendieron el año pasado.

 

"Cada vez más ciudadanos necesitan el compromiso, el aliento y la ayuda" de estas organizaciones, ha asegurado el presidente de la AECC, quien ha reiterado que marcar esta casilla o las dos es "hacer un bien a los demás".

 

Gracias a estos fondos el pasado año se atendió a seis millones de personas a los que hay que añadir 1,1 millones más que han participado en programas de voluntariado, ha explicado la gerente de la AECC en Valladolid, quien ha concretado que los usuarios más numerosos han sido, en este orden, infancia y familia, jóvenes, mujeres, personas mayores, personas con discapacidad, drogodependientes, afectados por el SIDA, pueblo gitano, reclusos y exreclusos, etcétera.

 

En 2012, en la declaración correspondiente a 2011, un 35,41 por ciento de los contribuyentes marcaron la casilla de "fines sociales", mientras que un 20,09 lo hizo en la de la Iglesia Católica, un 14,84 por ciento marcaron las dos opciones y cerca de un 30 por ciento (un 29,66 por ciento).

 

Lobete ha incidido en que el hecho de que casi un 30 por ciento de contribuyentes no marque casilla alguna supone que se pierde un volumen importante de ingresos que podría destinarse a estos fines, por lo que el "desafío" es que este porcentaje marque alguna de las casillas. En el caso de Castilla y León, el pasado ejercicio se destinaron 18,5 millones para 274 programas.

 

AYUDA EN EL MEDIO RURAL

 

En la presentación de esta campaña ha estado también María Asunción Díaz, quien padece varias enfermedades, entre ellas esclerosis múltiple, y se beneficia de un programa de respiro en el medio rural.

 

Díaz de Isla, quien necesita una silla de ruedas y depende de los cuidados de su marido, ha explicado que aunque el cuidado "principal" corre a cargo de su marido necesita más personas, así como rehabilitación para mantener sus capacidades y evitar el deterioro y ralentizar el curso de la enfermedad.

 

Así, gracias a la asignación tributaria un equipo de una organización no gubernamental acude al domicilio de estas personas con estos problemas y potencian su autonomía personal, ha explicado María Asunción Díaz, quien ha añadido que también se organizan grupos de apoyo para cuidadores, que pueden descuidar su propio cuidado al estar "absorbidos" por los enfermos.

 

Díaz de Isla también ha explicado que estas organizaciones organizan actividades o excursiones, todo ello en un autobús adaptado, algo que cree necesario e importante para no estar siempre pendiente de su enfermedad. Además, asegura que se siente "mejor cuidada, acompañada" y considera que es importante un gesto "simple" marcar casilla de los "fines sociales".

 

María Asunción Díaz ha añadido que no cuesta nada y se puede ayudar a solucionar o "suavizar" muchos problemas y mucha gente pueda obtener ayuda de profesionales, por lo que ha animado a marcar.

 

Al igual que éste ejemplo, el presidente de la AECC ha señalado la importancia de estos fondos para las asociaciones, que reciben peticiones como la de un hospital vallisoletano que solicitó una consola de videojuegos para los niños enfermos de cáncer que reciben quimioterapia y tienen que estar asilados.