La Administración Intramuros de Manila, galardonada con el Premio Patrimonio 2015

José Luis Rivas, Alcalde de Ávila, entrega el premio a Ramón Reyes, Ministro de Turismo de Filipinas.

El Alcalde de Ávila, José Luis Rivas, ha hecho entrega del premio a Ramón Reyes, Ministro de Turismo de Filipinas. En esta ocasión, el Premio Patrimonio 2015 ha recaído en la Administración Intramuros de Manila (Filipinas), por su trabajo a favor de la recuperación de la cultura española en este distrito de la capital filipina. 

El objetivo del Premio Patrimonio de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España es el reconocimiento público a la labor llevada a cabo en el ámbito de la conservación, restauración, promoción y difusión del patrimonio histórico y cultural español.
 

El Premio valora el mejor proyecto ejecutado en materia de conservación o restauración de patrimonio histórico español, teniendo en cuenta los criterios de calidad de los proyectos, su ejecución material y adecuación al contexto urbano, así como su función de revitalización social del conjunto histórico y su aplicación como modelo a otros conjuntos, especialmente los declarados Patrimonio de la Humanidad.

 

Destaca José Luis Rivas, Alcalde de Ávila, que acoger la entrega de este premio y la Asamblea General de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España supone "un gran colofón para cerrar el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa".

 

Por otra parte, Ramón Reyes, Ministro de Turismo de Filipinasse ha mostrado muy orgulloso por recibir este premio, ya que supone un reconocimiento al trabajo que desde la Escuela Taller han realizado para intentar reconstruir una ciudad que quedó prácticamente destrozada durante la Segunda Guerra Mundial. 

 

Premio Patrimonio 2015: Intramuros (Filipinas)

 
El distrito amurallado de Intramuros, es el núcleo original sobre el que se fundó la ciudad de Manila en 1571 para ser la capital de Filipinas. Centro original de gobierno, educación y comercio en las Filipinas españolas, fue entregado por España intacto al gobierno de los Estados Unidos tras la guerra de 1898. Intramuros contenía notables ejemplos de la arquitectura colonial de los siglos XVII, XVIII y XIX, como hospitales, colegios, conventos y sedes gubernamentales. Durante el periodo de expansión comercial y rápido crecimiento que vivió la ciudad desde finales del siglo XVI, Manila se transformó en una metrópoli de 40.000 habitantes y en el centro del comercio entre China, el sudeste asiático y México.
 
Gran parte de los edificios históricos coloniales fueron total o parcialmente destruidos en la Segunda Guerra Mundial durante la cruenta batalla de Manila de 1945, cuando los enfrentamientos entre las fuerzas japonesas y estadounidenses causaron al menos 100.000 muertos. Manila fue la segunda ciudad aliada más destruida, por detrás de Varsovia.