La acusación habla de "plan criminal", la defensa dice que se le ha satanizado

Mientras la abogada defensora señala que todo responde a un plan criminal preparado con antelación, la defensa insiste en que se ha criminalizado a Bretón desde el primer momento presentándolo como un asesino sin que haya prueba alguna de ello. 

La letrada María del Reposo Carrero, que ejerce en nombre de Ruth Ortiz la acusación particular en el juicio en la Audiencia Provincial de Córdoba a José Bretón, acusado de del asesinato de sus hijos, Ruth (seis) y José (dos años), ha afirmado durante la presentación de su informe final en la última sesión de la vista oral que el acusado ha desarrollado "una actuación", desde el pasado 8 de octubre de 2011, como parte de "un plan criminal", preparado con antelación, que tenía como fin dar muerte a su hijos y ocultarlo.

 

Carrero ha recordado a los miembros que integran el jurado que ellos son quienes tienen la última palabra sobre la responsabilidad que haya tenido Bretón en la muerte de los niños, de la cual, en su opinión, ya había "indicios y pruebas suficientes" antes de que el antropólogo forense Francisco Etxeberría determinara, en agosto de 2012, que los restos óseos hallados en la hoguera de la finca de Las Quemadas eran de dos niños, que según la abogada, eran los de sus hijos, a los que dio muerte, tras administrarles tranquilizantes, quemando luego sus cuerpos.

 

Por ello pide que se condene a Bretón a una pena de 40 años de prisión, por la presunta comisión de dos delitos de asesinato con alevosía y agravante de parentesco, y otro de denuncia falsa.

 

Según la letrada de la acusación, "la actitud" de Bretón desde el 8 de octubre de 2011, el día en que denunció la desaparición de sus hijos en el Parque Cruz Conde, es la que ha hecho dudar de su versión y ha minado su credibilidad. Es decir, "sus palabras, su actitud y su actuación son las que le delatan" y constituyen "la principal prueba de cargo" contra el acusado.

 

SÁNCHEZ DE PUERTA: " A BRETÓN SE LE HA SATANIZADO POR CUALQUIER GESTO"

 

El letrado José María Sánchez de Puerta, que defiende a José Bretón en el juicio seguido contra él en la Audiencia Provincial de Córdoba, acusado del asesinato de sus dos hijos, Ruth (seis años) y José (dos años), ha pedido al jurado que obvie el "juicio paralelo" al que ha sido sometido su cliente en los medios de comunicación y en el que "ya ha sido condenado".

 

Sánchez de Puerta, quien ha presentado su informe final, ratificando la petición de absolución para Bretón, apoyándose para ello en los 22 puntos que constituyen los hechos justiciables recogidos en el auto dictado en su momento por el juez, ha subrayado que lo de que su cliente ideo la muerte de sus hijos "es solo una suposición", en el marco del "juicio paralelo, en el que la opinión pública ya ha condenado a Bretón, desde el mismo día de su detención".

 

Es más, el letrado entiende que a Bretón "se le ha satanizado por cualquier gesto" y se la ha presentado, en todo momento, "como a un verdadero monstruo", por lo que pedido a los miembros del jurado que se guíen "por lo que han visto y oído" en el juicio, en el cual, según Sánchez de Puerta, "no se ha demostrado" si los niños "han muerto y no se ha podido demostrar cómo estos niños murieron", aunque se hayan presentado varias suposiciones, tales como que los asfixió o que les suministró tranquilizantes.

 

Sin embargo, "ello no cabe en el Derecho Penal, en el que hay que precisar la causa exacta de la muerte", ya que, "puestos a suponer, por qué no decir que murieron a causa de un accidente, por un golpe de calor, por ejemplo", según se ha preguntado el abogado, quien ha destacado que "para saber si ha habido prevalencia o alevosía tenemos que saber la causa de la muerte", especialmente cuando, en este caso, debían haberse conservado "huesos enteros" y no los pequeños restos fragmentados hallados.

 

Junto a ello, Sánchez de Puerta duda que los huesos que estudió la forense Josefina Lamas fueran los mismos que examinó al año siguiente el antropólogo forense Francisco Etxeberría, pues es "rarísimo", dado que Lamas es "una profesional con mucha experiencia" en este campo, que de los más de 100 huesos hallados "se equivocara con todos", afirmando que eran de animales, aunque rectificó tras el análisis de Etxeberría y dijo que eran humanos.

 

"NO ES UN ASESINO"

 

En conclusión, lo que tiene claro Sánchez de Puerta es que su cliente "no es un asesino", aunque no ha descartado que "haya podido ayudar para que sus hijos no estén con su madre, pero no es un asesino", es decir, el letrado cree Bretón pudo incluso "dormir" con los tranquilizantes a sus hijos y luego entregarlos a una tercera persona en la autovía, situada junto a la finca de los abuelos paternos de los menores.

 

En cuanto a las supuestas afirmaciones hechas por Bretón al 'policía sombra', Sánchez de Puerta ha señalado que viene a relatar unos hechos con los que está buscando que el acusado pareciera "un monstruo" y, por tanto, un asesino, porque "el hecho de hablar de irse de putas no acredita que sea un asesino", siendo también extraño que el agente tardase "mes y medio en hacer un informe" sobre todo lo que supuestamente le dijo Bretón.

 

Respecto a los preparativos del plan para matar y quemar a sus hijos, el abogado defensor ha dicho que "el acopio de leña no está demostrado" y aunque sí que compró 271 litros de gasoleo entre septiembre y octubre, de esa cantidad solo sobran 31 litros, una vez llenado el depósito de su coche las cuatro veces que hizo las compras, lo que habría sido poca cantidad para la hoguera de grandes dimensiones que supuestamente hizo Bretón y la que, según ha insistido su abogado, los peritos no han podido precisar la existencia de acelerantes.