La ACB confirma la plaza del CB Valladolid pero el club sigue sin patrocinador

Era algo esperado porque ya el domingo pasado, de manera extraoficial, la ACB dio por admitido al Club Baloncesto Valladolid. Ahora falta comenzar el proyecto, que parte de menos cero.

El club no tiene nada, salvo deudas. Al menos ya sabe que dispone de su plaza en la ACB para jugar en la máxima categoría o incluso disponer de ella para venderla y asumir otro de los planes que anticipó el nuevo presidente Mike Hansen. 

 

Ahora comienza el periodo de zozobra en busca de uno o varios patrocinadores para el club que aseguren algo de viabilidad económica mientras los trabajadores de la plantilla administrativa han cobrado una sola nómina entre los últimos siete o nueve meses.

 

Los contactos para conseguir un patrocinador continúan por varias vías, tanto las abiertas desde la directiva como otras iniciadas a través de la Fundación. Todos confían en que alguna debe salir. Es entonces cuando empieza el trabajo deportivo que el presidente ya ha puesto en marcha con diferentes contactos desde la respuesta negativa de Roberto González a su continuidad. Su primer candidato, como ya anunció Tribuna Valladolid, es Gustavo Aranzana. De la misma agencia (Prisma), que representó a Hansen en su última etapa como jugador, es el primer candidato. Su disposición es total tras un año en blanco después de pasar por la LEB y no disponer de ofertas.

 

El CB Valladolid tiene claro que no quiere sobrepasar un presupuesto económico. Por eso, pese a que el convenio marca un mínimo de 135.000 euros para la figura del primer entrenador, la directiva parece tener claro que no quiere pasar de los 70.000 euros. ¿Lo aceptará eso el candidato al banquillo, sea Aranzana u otro? Porque también se ha ofrecido Porfi Fisac y existen otras alternativas con menos fuerza. 

 

Pero eso es todo secundario porque antes hay que dar forma al proyecto de club. 

 

Noticias relacionadas