La A-60, a un 95% de ejecución, podría estar en funcionamiento en el tercer trimestre

Con un presupuesto de 47 millones de euros y más de tres años de retrasos, la autovía que une la capital con el aeropuerto de Villanubla está a falta de rematar los accesos y la señalética horizontal.

Los cerca de 16 kilómetros de la autovía A-60 que conectan la capital vallisoletana con el aeropuerto de Villanubla podrían estar en funcionamiento a principios del tercer trimestre de este mismo año. Fuentes cercanas al Ministerio no quieren aventurar fechas después de más de tres años y medio de retrasos. Aunque este periódico ha podido conocer que las obras se encuentran a más de un 95% de su ejecución.

 

En realidad, el grueso del proyecto está concluido con el firme, la señalética y el vallado finalizado. En la actualidad se trabaja para rematar los cuatro accesos que tendrá el tramo de autovía y aún falta la señalización horizontal, con la pintura. Las mismas fuentes señalan que se va a aprovechar la época estival de buen tiempo para remachar los trabajos, después de que el invierno y la primavera, extremadamente lluviosos, hayan retrasado considerablemente las obras.

 

Este propio periódico publicó a principios de febrero que la autovía pudiera estar en funcionamiento antes de verano, a pesar de que algunos accesos no estarían operativos en esta fecha. Parece ser que el ministerio de Fomento ha cambiado de opinión y no abrirá el vial hasta que la obra se encuentre ejecutada en su totalidad.

 

La nueva A-60 conecta Valladolid con el aeropuerto de la capital, ubicado en Villanubla, aunque la autovía se extiende algún kilómetro más, concretamente hasta la conexión con las localidades de Peñaflor de Hornija y Villalba de los Alcores, una vez pasada la base aérea. Con un presupuesto de 47 millones de euros, el primer tramo en suelo vallisoletano de la A-60 supondrá una conexión rápida con el aeródromo, pero también liberará un punto importante de tráfico en el acceso norte con León y Asturias.

 

Aunque en un principio, la obra se adjudicó en casi 40 millones de euros a la empresa Acciona, finalmente el presupuesto ha superado los 47,5 millones. Según ha podido conocer tribunavalladolid.com, la obra no es demasiado complicada en cuanto a la orografía se refiere. Simplemente se ha tenido que proceder al desmonte de un kilómetro de terreno, en la llamada subida de Zaratán, que da acceso al páramo. El resto es, prácticamente, llano.

 

El tramo, de dos calzadas de siete metros, cuenta con cuatro enlaces. Uno con el municipio de Zaratán, a través del centro comercial Equinoccio; el segundo a la altura del polígono Industrial de San Cosme en Villanubla. El tercer acceso puede dar servicio al aeropuerto de Valladolid, concretamente en la curva actual que rodea la pista, para enlazar con la Nacional 601 y, por último, al final del tramo desdoblado en la conexión con las carreteras de Villalba de los Alcores y Peñaflor de Hornija. Con la nueva vía se elimina, además, la peligrosa herradura, construida para salvar la pista del aeropuerto de Villanubla.