Kuric saca su fusil y confirma el maleficio del anfitrión

Oliver llevó el mando del juego ante Baskonia

El Herbalife Gran Canaria jugará su primera final de Supercopa Endesa después de apartar del camino (80-84) al anfitrión Baskonia en la primera semifinal del torneo este viernes, un duelo en el que fue mejor, en especial acaparando el rebote, y estuvo liderado por Kyle Kuric con 22 puntos.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

BASKONIA: Luz (5), Cooney (15), Hanga (15), Tillie (2) y Diop (6) --quinteto inicial--; Shengelia (16), Voigtmann (6), Larkin (12), Blazic (3) y Sedekerskis (-).

 

HERBALIFE GRAN CANARIA: McCalebb (11), Salin (12), Rabaseda (-), Báez (8) y Hendrix (7) --quinteto inicial--; Oliver (9), Planinic (9), Pasecniks (2), O'Neale (-), Paulí (2) y Kuric (24).

 

PARCIALES: 13-17, 12-15, 28-21, 27-31.

 

ÁRBITROS: Bertrán, Conde y Castillo. Eliminado por faltas personales Shengelia por parte del Baskonia.

 

SEDE: Fernando Buesa Arena, 9.257 espectadores.

Hay vida después de Aíto García Reneses. El cuadro canario sigue escribiendo páginas en su exitosa historia reciente. Herbalife hizo bueno el maleficio del anfitrión en la Supercopa, sin campeón local en ya 13 ediciones, y se medirá por el título este sábado ante Real Madrid o FC Barcelona Lassa.

 

Pese a la amenaza local en el tercer cuarto, el Baskonia dejó palpable la complicada pretemporada de ausencias y lesiones. Por contra, el conjunto de Luis Casimiro demostró el buen camino este último mes, cuajando un serio encuentro en líneas generales. El rebote y el acierto de Kuric y Salin fueron clave.

 

También lo fue la experiencia y dirección de Albert Oliver, más protagonista que uno de los recién llegados como Bo McCalebb, quien fue de menos a más. En los de Sito Alonso no debutó el fichaje estrella Andrea Bargnani y fue un Trevor Cooney (15 puntos) que sigue devolviendo su confianza, Hanga (15) y Shengelia (16) quienes destacaron en los locales.

 

Ante la previsión de falta de ritmo y acierto, ambos equipos saltaron con una fuerte consigna defensiva. La supieron esquivar Hanga y Cooney en el equipo anfitrión, pero el 'Granca' se enchufó en modo coral poco a poco. Lo hizo gracias a la entrada de Oliver por un McCalebb espeso hasta terminar mandando al final del primer cuarto (13-17).

 

El Baskonia comenzó con más precisión y con tres rebotes de Tillie que permitieron una primera ventaja (11-5) en los de Sito Alonso. Pese a buenos minutos de Shengelia entre el primer y segundo cuarto, el cuadro canario mandó en la guerra del rebote y contó con un tremendo Kuric, autor de cuatro triples seguidos (21-30). Hanga tiró del cuadro local, pero el húngaro estuvo algo sólo.

 

La merma del rebote lastró a un Baskonia que trató de incrementar la presión al rival para minimizar daños al descanso (25-32). Esa primera piedra tuvo continuidad en un tercer cuarto en el que irrumpió el conjunto de Sito Alonso con el acierto de golpe desde la línea de tres. Cooney y Luz dieron al vuelta al marcador (34-32).

 

El cuadro vasco mandó sin lograr despegarse en el marcador. La experiencia y acierto de Oliver, con cinco puntos seguidos, enseñaron el camino al 'Granca' para poner la máxima igualdad antes del último cuarto (53-53). Pese al susto, el 'Granca' demostró un punto más de intensidad y juego para tomar una buena ventaja en el inicio de la recta final.

 

Casimiro confió en la artillería de Kuric y Salin mientras que, condenado por las faltas, Baskonia se fue desgastando. Las acciones de Diop, Shengelia y Larkin apelaron al fuego de un Buesa Arena que terminó despidiéndose del primer título de la temporada en el último minuto, donde Kuric, el deportista milagro tras superar el año pasado un tumor cerebral, rubricó sus 24 puntos.