Konecta recurre la paralización cautelar del traslado de la plantilla de Torrelavega a Valladolid

Unos 300 trabajadores de esta empresa y de Sniace protestan ante la casa de Emilio Botín en Puente San Miguel.

La empresa Konecta, que desde ayer ha subrogado a la plantilla y los servicios que prestaba Golden Line a Vodafone, ha recurrido la paralización cautelar del traslado de la plantilla de las instalaciones de Torrelavega a Valladolid, medida dictada por el Juzgado de lo Social número 5 de Santander.    

 

El traslado estaba previsto para este mes de octubre, tras la subrogación del servicio, y la paralización del mismo tendrá vigencia hasta que el juez se pronuncie sobre la demanda colectiva planteada por la Confederación General del Trabajo (CGT) contra Golden Line y Konecta, a la que se adhirieron posteriormente los sindicatos USO, CSIF y UGT, y cuyo juicio se ha fijado para el próximo 28 de octubre.

 

El objetivo del recurso presentado por Konecta es que el traslado de los trabajadores de Torrelavega a Valladolid se efectúe "lo antes posible", según ha indicado Raquel Saiz, portavoz del comité de empresa, a Europa Press.   

 

En declaraciones a esta agencia ha señalado que este mediodía los empleados han sabido, a través de sus abogados, que la empresa ha presentado recurso a la medida acordada por el juez para tratar de retirarla y, por tanto, suspender la paralización cautelar y acometer el traslado.    

 

Esta decisión ha cogido "de improvisto" a los trabajadores, según ha expresado su portavoz, ya que ante la proximidad del juicio pensaban que la empresa no iba a recurrir la medida cautelar.  

  

De momento, la plantilla está a la espera de que se lo notifiquen y de hablar con sus abogados, ya que no han tenido "ninguna noticia" por parte de Konecta, sobre éste u otro asunto.    

 

Mientras, los trabajadores siguen trabajando "igual" que estos años, al tiempo que se está cambiando el nombre de Golden Line por el de Konecta en documentos oficiales.  

 

PROTESTAS

 

Además, mantienen las protestas previstas para los próximos días, como la que llevarán a cabo el domingo, día 6, en el campo de fútbol del Malecón, durante el partido entre la Gimnástica y la Albericia, y la concentración del sábado 12 ante el Ayuntamiento de Torrelavega.  

 

Ambas protestas serán desarrolladas junto a trabajadores de Sniace, con los que han participado este mismo miércoles en una manifestación desde el parque de La Robleda, en Puente San Miguel, a la casa que el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, tiene en la localidad, y han secundado unas 300 personas, cerca de cien de Konecta.

 

Con esta marcha, los empleados de Konecta han pedido al presidente de la entidad bancaria, que posee el 51% de las acciones de la empresa Konecta, que "haga algo por Cantabria" y, más concretamente, para "salvar el futuro de 150 familias".    

 

Y es que, en opinión de Saiz, Botín no está haciendo "nada" por la plantilla de esta empresa, para que se mantengan los puestos de trabajo y evitar los despidos "encubiertos" que supone el traslado de los empleados a Valladolid.