Kidane Tadese se proclama rey del XXVII Cross Ciudad de Valladolid

Kidane Tadese, en el momento de entrar a la meta. JUAN POSTIGO
Ver album

El atleta paró el cronómetro en 30 minutos y 57 segundos para llevarse una carrera competida hasta el final, mientras que en categoría femenina fue Iris Fuentes quien se impuso.

XXVII CROSS CIUDAD DE VALLADOLID

 

Masculino:

 

1. Kidane Tadese - 30 minutos 57 segundos - ClubMarathon

2. Daniel Mateo - 31 minutos 5 segundos - Club Guadalajara

3. Iván Fernández - 31 minutos 11 segundos - Club Bikila

 

Femenino:

 

1. Iris Fuentes-Pila - 25 minutos 39 segundos - Club Santutxu

2. Rehima Serro - 25 minutos 42 segundos - Club Marathon

3. Maite Silvestre - 25 minutos 42 segundos - Club Santutxu

Mañana fría, con viento, pero ni un solo amago de lluvia o nieve en los campos de atletismo de La Cañada Real en Valladolid. El ambiente era perfecto para que los 2.600 corredores inscritos de todas las categorías disfrutaran de una excelente jornada de atletismo en el XXVII Cross Ciudad de Valladolid. Y sino que se lo digan a Kidane Tadese y a Iris Fuentes, quienes consiguieron subirse al cajón más alto del podio, con tiempos de 30 minutos y 57 en el caso masculino y 25 minutos y 40 segundos en el femenino. La explicación, claro está, es que las mujeres corrían 7.000 metros frente a los 10.000 de los hombres.

 

La cuestión es que la carrera fue “fantástica”, tal y como la definió Tadese, todavía exhausto, en la línea de meta. “Ha habido un poco de viento, pero ha sido fantástico”. “A veces es bueno que lo haya, a mí me gusta”. Daniel Mateo e Iván Fernández, segundo y tercero respectivamente, se convirtieron en su sombra hasta que el africano pegó el sprint final en la última vuelta.

 

“Otras veces he corrido maratones, así que esperé a la última vuelta para atacar”, concluyó el flamante ganador. Lo cierto es que el circuito, algo frío y embarrado por las últimas lluvias que habían tenido lugar en la ciudad, parecieron favorecer a Tadese. Por cierto que su homóloga femenina, Iris Fuentes, quien se impuso a Rehima Serro y a Maite Silvestre también iradiaba alegría.

 

“Hemos sido muy reservonas, porque hacía viento”, reconocía. “Los crossistas sabemos que en invierno puede hacer frío, viento, lluvia o lo que sea, así que hay que adaptarse a todo”, prosiguió, mientras tomaba aire a marchas forzadas tras cruzar la línea hace unos segundos. “Creo que el circuito sería perfecto para un campeonato de España o incluso de Europa, porque es un recorrido que se ve bien al resto de atletas”. Lo cierto es que la organización está pensando en organizar un europeo en la pista de La Cañada Real.

 

Por supuesto, el resto de pruebas fueron una fiesta para el resto de competidores. Da igual la categoría, infantil, juvenil, alevín. Lo importante es que hasta 2.600 atletas de toda España se juntaron para demostrar que se trata de un deporte al alza y que en Valladolid cada vez va cogiendo más protagonismo. La mejor prueba de ello, que el año pasado fueron casi 400 menos los inscritos. Habrá que ver el que viene.