Juzgan el 13 de octubre a un hombre acusado de robar y violar a una mujer junto a Vall-Sur

El hombre, de 39 años y nacionalidad portuguesa, se enfrenta a una petición de entre 13 y 14 años de prisión como presunto autor de ambos delitos.

En concreto, la Fiscalía pide para F.A.C.S, de 39 años y nacionalidad portuguesa, nueve años y medio por un delito de violación, mientras que reclama otros tres años y medio por robo con intimidación, además de indemnizaciones por importe de 14.000 euros por las lesiones y otros 8.000 por las secuelas ocasionadas, así como 268 euros por los objetos sustraídos.

 

Por su parte, la acusación particular, que ejerce la letrada Isabel Palomino -de Negotia Abogados- en representación de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos de Valladolid (Adavasymt) interesa diez años por el primero de los delitos y cuatro por el segundo, además de idénticas indemnizaciones.

 

Los hechos se produjeron hace casi un año, el 1 de agosto de 2014, cuando, según el escrito de conclusiones provisionales de las acusaciones al que ha tenido acceso Europa Press en fuentes jurídicas, la víctima regresaba a su domicilio a las 4.40 horas por el Camino Viejo de Simancas y fue abordada por el acusado, que se sentará en el banquillo de los acusados en fecha aún por determinar.

 

ARMADO CON UN OBJETO PUNZANTE

 

El individuo, según este relato, se acercó a la mujer armado con un objeto punzante con el que le amenazó en la zona de los riñones y le dijo que no le iba a hacer daño, que eso dependía de ella y que sólo quería "hablar".

 

Al llegar a la altura del Centro Comercial Vallsur, el acusado condujo a la víctima a un parque cercano, donde presuntamente abusó y la agredió sexualmente. Posteriormente, la obligó a esconderse tras una zona de vegetación y le quitó sus pertenencias y la ropa, dejándola prácticamente desnuda, le advirtió de que se marchaba para cambiarse de ropa y se marchó en dirección al río.

 

Ante el miedo y la creencia de que el individuo pudiera coger algo para hacerle daño o matarla, la víctima salió corriendo en dirección a una rotonda y logró parar un coche, cuyo conductor se identificó como policía.

 

Como consecuencia de los hechos, la víctima sufrió diferentes lesiones en su cuerpo, además de trastorno adaptativo y de estrés postraumático y ha necesitado diferentes tratamientos. Ha tardado en curar más de seis meses, tres de los cuales ha estado imposibilitada para llevar a cabo sus ocupaciones habitual